Intelecto Opuesto

Los grupos del PAN en Hidalgo

Como a nivel nacional, en el estado de Hidalgo existen dos grupos que se disputan la dirigencia del Partido Acción Nacional. Y es que la otrora ideología blanquiazul de décadas pasadas en donde toda la ropa sucia de lavaba en casa quedó en el olvido.

Tras dos sexenios en el gobierno federal, el panismo de todo el país aprendió del oficio de la política y ahora lo aplica a placer en sus filas y en los comités de los estados.

La contienda entre las fórmulas que encabezan Gustavo Madero y Ernesto Cordero, de donde saldrá el próximo presidente nacional del PAN, son el reflejo de la actualidad de dicho instituto político en el país: mensajes entre líneas y golpes bajos, por encima del interés real de una militancia que debería estar en proceso de reconfiguración operativa y modernización ideológica, con una extensa revisión a una plataforma política que debe adecuarse a los tiempos del país, a los tiempos del gobierno de Enrique Peña Nieto.

¿Qué ofrece el PAN como partido alterno al poder? Platiqué con su último dirigente nacional, Gustavo Madero Muñoz en su más reciente visita al estado y comentó que es precisamente una cosa la que le urge a Acción Nacional, desde su enfoque: modernidad.

No parece haberse referido Madero a una cuestión de infraestructura o tecnología, sedes y edificios nuevos, sino a refrescar la presencia de dicho partido en todo el país.

Su contrincante, Ernesto Cordero, ha señalado en diversos espacios que es él la fórmula del éxito panista, que no callará ante el reclamo social e incluso “que hará temblar al PRI”.

En ambos casos, encontramos escenarios diferentes. Uno, el del dirigente políticamente correcto que ya conoce la estructura y militancia, que ya negoció con el gobierno federal y del que se dice no enemigo sino orgulloso colaborador en temas como el Pacto por México. Por el otro, el senador calderonista, joven y con ánimo de lucha política para enfrentar a sus mayores adversarios, a quienes sí ve como rivales dentro y fuera del ring de la política.

La influencia ejercida por ambos personajes ha provocado que en todo el país surjan grupos al interior e Hidalgo no es la excepción. Mientras la dirigencia que aún mantiene Alejandro Moreno Abud, intenta imponer carteras dentro de las campañas a la dirigencia nacional y rumbo a su propia operación para intentar hacer lo propio por un periodo más en el PAN estatal, han resurgido en un espacio sólido un grupo de panistas hidalguenses que quieren hacer valer su derecho político y de presencia en el blanquiazul.

De un lado, los Morenistas, aparentemente agrupados desde el comité estatal, y por el otro, los distanciados con su liderazgo local y que han tomado bandera con el propio Gustavo Madero: alcaldes, ex delegados federales, diputados locales y federales, entre otros más.

La disputa por el PAN parece estar más viva que nunca y mucho del futuro en el estado, dependerá de el resultado del 18 de mayo con la llegada del nuevo presidente del partido.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com