Intelecto Opuesto

Gobiernos municipales

Los presidentes municipales cumplen sus primeros 50 días al frente de sus encargos y más allá de tomas ejecutivas en las decisiones importantes de la mayoría de las demarcaciones, se perciben únicamente reajustes laborales y búsqueda de recursos para cerrar el año de forma decorosa.

Si bien no se puede englobar a los 84 municipios en una misma evaluación (de hecho solo hay 83 nuevos gobiernos), sí es posible nombrar a las principales ciudades del estado y ver cómo han transitado en estos dos meses en funciones.

Pachuca, al ser la capital, es la principal referencia en cuanto a gobiernos locales, pues han logrado estabilizar los ánimos que pedían de forma intempestiva que la presidenta municipal, Yoli Tellería llegara arrasando a todos y con todo. La realidad es que la edil panista ha sabido hacer política antes que sus primeras grandes acciones y la prueba es lo hecho en la semana donde metió reversa a la intención de incrementar el impuesto predial y logró que la asamblea le aprobara su proyecto de presupuesto para el siguiente año. A la par, se le ve muy suelta junto al gobernador Omar Fayad Meneses en eventos y reuniones, lo que augura un Pachuca que camine de la mano con el Ejecutivo estatal sin importar colores ni partidos.

Otro caso de llamar la atención es Tulancingo, donde el edil priista Fernando Pérez se ha mostrado como uno de los más destacados en trabajo inmediato y respuesta a la población, siendo el suyo un gobierno en el que hubo transición política y donde se esperaba una revancha política. Al final no hubo tal y tanto trabajadores del ayuntamiento y organismos se han comenzado a adaptar a las formas del nuevo alcalde, quien tras pasar años como personaje público de la radio ahora se le ve a tono con su encargo. Falta mucho para Tulancingo, pero el inicio pare también alentador.

Del otro lado de Hidalgo, en Tula de Allende, el edil Gadoth Tapia recibió una administración con muchas observaciones y enemistades políticas en donde a dos meses parece que no se han solucionado pero si tranquilizado en el ánimo de mantener la fiesta en paz y trabajar por los ciudadanos. Aquí quizá es donde más ha prevalecido la mesura luego de un proceso electoral ríspido y donde hubo denuncias de todo tipo, siendo el PRI quien se llevó la victoria en junio pasado pero por un margen menor al esperado.

De regreso a la zona metropolitana de la capital, en Mineral de la Reforma, las cosas comienzan a caminar en lo administrativo pero no en lo político con Raúl Camacho Baños quien ya se hace de sus primeros enemigos con la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, y con gente y personal de su ayuntamiento quienes se empiezan a agrupar para denunciar despidos y falta de pagos.

Recordemos que La Reforma es uno de los municipios más lastimados por la última gestión, la del priista Filiberto Hernández Monzalvo, por lo que parece ser una tarea titánica para Camacho Baños el recomponer lo que descompuesto por su antecesor.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com