Intelecto Opuesto

¿Quién ganó el debate?

Es realmente importante saber quién ganó el debate de ayer por la noche en Hidalgo. Lo digo no porque vaya a tener incidencia en el resultado final de la elección del domingo 5 de junio de 2016, sino por el hecho de que la sociedad debe saber qué pasó en la sede del Instituto Estatal Electoral.

Es decir, muchos de los que pudimos acceder al debate por Radio y Televisión de Hidalgo, otros más por Internet y algunos hasta por redes sociales, pudieron constatar que ahí hubo todo menos un intercambio de propuestas.

A pesar de lo que se tenga en mente con las preferencias electorales, la realidad es que la mala suerte de que comenzara el debate con el candidato del PRD, José Guadarrama Márquez, provocó de inmediato que el asunto de enraizara; fue él quien de inicio abrió las hostilidades y cerró la puerta a la tranquilidad.

Acto seguido, Omar Fayad Meneses del PRI, quien advirtió en la semana que no se dejaría increpar por sus opositores intento conjugar su listado de propuestas con una estrategia de contestarles a sus rivales “sin darle mucha importancia”.

El asunto estalló cuando a ambos se les unió Francisco Xavier Berganza del PAN quien no solo atacó en palabra sino que no midió los dicho y ahora está metido en un verdadero embrollo y no con Fayad y Guadarrama, sino con activistas y organizaciones defensoras de los derechos sexuales y la diversidad. Es decir, el panista tuvo el desatino de mencionar en su efervescencia mediática el lamentable caso de la activista Fernanda Lavalle ocurrido en Pachuca hace algunos años, herida que aún persiste en el seno de muchas organizaciones y personas que la conocían.

Berganza vinculó el hecho a uno de los candidatos, lo que de inicio no fue entendible por público en general pero sí por quienes ha estado inmerso en trabajo social y de defensa de los derechos humanos. Lamentablemente para Berganza, la jugada le salió mal y lo bien que llevaba el debate terminó por ser echado a la borda.

Caso contrario con Omar Fayad Meneses quien desde el inicio fue agredido por sus dos principales contendientes, lo que no dio margen siquiera a que estableciera un contacto cordial para posteriormente pasar al intercambio de palabras.

Lo que hizo Fayad fue aprovechar la delantera con que cuenta en sondeos y encuestas y aterrizarla lo mejor posible en el debate ¿cómo?, no cayendo de lleno en el juego de sus compañeros de contienda, a quienes sí respondió pero con mesura.

¿Qué dijo Fayad?, recordó a Guadarrama los casos de “aviadurías” en la SEPH, de productividad legislativa que ha tenido en su carrera y a Berganza sí, respondió más con ataques directos sobre denuncias de acoso y agresiones.

El candidato de Morena fue quien no se metió en problemas pero tampoco destacó del todo. Vaya, sí hay que reconocer que hubo un ganador fue quienes tuvimos la oportunidad de escuchar y ver el debate, pues digan lo digan fue un ejercicio entretenido.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com