Intelecto Opuesto

El futuro del PRI

Luego de los resultados de la elección del 5 de junio pasado Manlio Fabio Beltrones presentó su renuncia a la dirigencia nacional del PRI ante la Comisión Política Permanente de su partido en lo que llamó como el proceso que permita a su instituto "una nueva dirección encabece las transformaciones que requiere y le urgen".

La noticia fue inesperada la tarde de ayer en la Ciudad de México, pues ante el contexto nacional de Oaxaca, lo que menos parecía importar era, pues, la vida interna de los partidos que compitieron en la última elección mexicana.

Beltrones no reparó en nada, se soltó incluso en redes sociales con pronunciamientos como: "es urgente que reforcemos la rendición de cuentas de los servidores públicos, legisladores y gobernantes que emanen de las filas del PRI", e incluso recurrió a su sombra política de antaño: "ante la sanción de la sociedad es oportuno parafrasear a Luis Donaldo Colosio, lo que los gobiernos hacen, sus partidos lo resienten".

El experimentado político reconoció los triunfos en Hidalgo, Oaxaca y Zacatecas donde, dijo, hubo una mayor participación, pero dejó en claro que al ser un factor de unidad prefería hacerse de lado.

Ahora, ¿qué sigue en el PRI?, pues para muchos la determinación fue más que una estrategia distractora por el tema nacional que atañe a medios nacionales e internacionales como lo es el conflicto magisterial y de autoridades en el sur del país y que seguramente terminará aterrizando en la Ciudad de México, más temprano que tarde.

Los métodos tradicionales del tricolor remiten de inmediato a sus bases políticas estatales en donde ante las crisis del pasado donde se acudía a la fuerza de los gobernadores podía salirse avante de tales situaciones; hoy no cuentan con pleno dominio sobre las entidades y la estructura priista de todas las regiones del país, pero sí con los mandatarios que consiguieron triunfos en las pasadas elecciones, así como sus aliados.

Si bien dijo Beltrones, Hidalgo, Oaxaca y Zacatecas fueron ejemplos de lo que quería el PRI en todo el país, tendrá que acercarse a quienes lo consiguieron. Y sí, todo remite a lo que suponemos quienes anos gusta leer y analizar la política nacional en su actual contexto.

Son los grupos fortalecidos dentro del sistema nacional quienes pueden obtener los objetivos inmediatos del PRI, que recaen directamente en Estado de México e Hidalgo, que no solo serán influyentes de aquí a la elección mexiquense del siguiente año sino hasta para la presidencial de 2018. No hay de otra.

En la última reunión de la Conago con el Presidente Enrique Peña y el secretario de Gobernación, Miguel Osorio, se escucharon muchas voces, pero unas más que otras. Ahí estaban los gobernadores Francisco Olvera Ruiz y Miguel Alonso Reyes. El futuro del PRI está en sus bases políticas estatales, las que lograron los únicos triunfos contundentes del pasado 5 de junio.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com