Intelecto Opuesto

Pierden fuerza política

El denominado Grupo Universidad integrado por los principales nombres de ex rectores y directores de colegios e institutos de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo se ha caracterizado en los últimos años por ser una pieza fundamental dentro de la política hidalguense, ya sea participando activamente en los espacios del poder, o bien, dentro de alguna esfera pública.

Sin embargo, vemos que de un tiempo a la fecha, la intensidad con la que la denominada agrupación Garza se encuentra dentro de los asuntos políticos del estado y la toma de determinaciones viene a la baja, con lo que pierden fuerza en el escalafón hidalguense de personajes importantes.

Lo menciono porque es notorio que desde la década pasada hubo una ruptura en grupos internos y afines al PRI Hidalgo, en donde se agrupaban los principales líderes universitarios, lo que derivó en un vaivén de búsqueda y refugio político por parte del Grupo Universidad, primero, para fundar su propio partido, que no cuajó. Segundo, para buscar trascender vía la franquicia política que también no fructificó y finalmente desperdigándose en diversos partidos de oposición, asociaciones civiles y grupos sociales para buscar penetrar de uno u otro modo en los espacios de elección popular y puestos de la administración gubernamental.

¿Cuál ha sido el resultado de su estrategia?, la última elección de junio pasado develó que la aparente fuerza política con que cuenta el Grupo Universidad podría ser un mito al no conseguir ni un solo triunfo en las 18 elecciones a las que fueron con candidatos a diputados locales, ahora por el partido Movimiento Ciudadano.

Dicho proceso e inversión les resultó en al menos un puesto en el Congreso local con el diputado Miguel Ángel de la Fuente quien también participó por el distrito de Metepec pero que al final obtuvo su pase a la curul por la vía plurinominal.

No parece que los dividendos obtenidos sean los esperados para el Grupo Universidad, sin embargo obtienen una segunda oportunidad con la aparente renovación al interior luego de que hace un par de semanas dejara el encargo el rector Humberto Veras Godoy y en su lugar llegara Adolfo Pontigo Loyola quien cubrirá el interinato y posteriormente participará para encabezar la Rectoría por los siguientes cuatro años.

Hoy, con un gobierno diferente al que les había brindado espacio y campo de acción en Hidalgo, el Grupo Universidad enfrenta una pérdida de fuerza política que se ve reflejada en su posición ante las estructuras del poder hidalguense; no son referente como otrora tiempos donde ocupaban hasta el segundo puesto en las listas plurinominales del PRI; deben acudir y apelar a proyectos políticos pequeños o independientes para poder competir contra los principales partidos en Hidalgo y buscan refundarse en una acción que no fue muy bien vista pues lo más normal hubiera sido que Humberto Veras concluyera su periodo de rector y que los relevos llegaran por la vía democrática al interior.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com