Intelecto Opuesto

Sin expectativa para salarios

Los planes nacionales del gobierno federal para generar un ánimo positivo para 2014 parece que no tendrán un buen inicio de acuerdo a las previsiones económicas y financieras de empresarios, cámaras y bancos.

Según un estudio del Banco de México, de cara al final del último trimestre del año, los especialistas consideran que los principales factores para predecir que en enero las expectativas no serán del todo las mejores, consisten en orden de importancia, el considerar la debilidad del mercado externo y la economía mundial, así como la inestabilidad financiera internacional, la incertidumbre sobre la situación económica interna y la política fiscal que se está instrumentando, que en caso del nuestro país es nueva.

Es precisamente esta implementación de nuevas disposiciones fiscales las que mantienen tensos a los actores económicos y financieros de México, sobre todo el sector patronal.

Un ejemplo, en Pachuca, en donde 70 u 80 por ciento de la economía formal subsiste del comercio –históricamente la actividad primaria de la capital del estado- se advierte que habrá carestía social a causa de una cadena de déficit.

El presidente de la Canaco, Juan Carlos Martínez, augura que los empleadores no podrán pensar en un aumento al salario como en otros inicios de año puesto que el principal gasto para el sector patronal estará enfocado en el cumplimiento de las nuevas obligaciones financieras con el gobierno.

Señala que con la reforma fiscal, a la que se opusieron sectores a nivel nacional como la Coparmex o Canacintra, les requiere desde ya una mayor cantidad en la aportación al IMSS; en otros casos, un mayor pago de impuestos producto de que no podrán deducir todas las erogaciones y sobre todo que tendrán que invertir en el sistema de facturación digital a partir del primer día de enero de 2014.

Quizá la previsión se deba también a estas expectativas que se tienen a nivel nacional. En septiembre pasado la Secretaría de Hacienda recortó por segunda vez en tres meses, su pronóstico de crecimiento económico para México al pasar de 3.1% a 1.8%.

Banamex modificó a la baja su pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto de México y lo colocó en tan solo 1.2% desde una proyección previa en 2.0% para este cierre de 2013, e implica la segunda expectativa más pesimista entre especialistas en economía del sector privado, de acuerdo a reportes de los expertos en la materia.

El único reporte contrario es el de BBVA Bancomer, quienes estiman que para el próximo año el PIB de México crecerá por arriba del 3 por ciento, impulsado por un mayor crecimiento en Estados Unidos y la reactivación del gasto público.

Sin duda, la especulación está a todo y la realidad es que el mexicano espera resultados en sus bolsillos no para legitimar los cambios políticos o en la Constitución, sino por una verdadera, desesperante y más que nunca apremiante realidad.

http://twitter.com/laloflu