Intelecto Opuesto

El beneficio de la duda

Un día después de la elección en los Estados Unidos la realidad es aún más poderosa que cualquier historia de ficción que los mismos vecinos del norte y su industria fílmica hayan creado.

Lo que primero fue el proceso de negación, se convirtió en una aceptación fulminante de todos los sectores públicos de la política y el sector privado en México, en los estados e incluso en la opinión social, sobre lo que será vivir la era Trump desde abajo.

Si acaso me preguntan ¿cómo es que me afecta la llegada del nuevo presidente de EU?, la respuesta es que en nada. Sin embargo, entiendo a la mayoría de connacionales que tienen familia y amigos, negocios, comercio, ventas, e incluso proyectos migratorios para comunidades, quienes se encuentran en un proceso de incertidumbre y especulación que los puede llevar a tomar decisiones que sí afecten su entorno y el de sus regiones.

Y es que, si acaso, a la gran mayoría de mexicanos, lo que nos puede afectar sería la crisis económica, la devaluación aún mayor del peso frente al dólar y la alza en precios de productos y servicios que es lo que pega de forma directa a las familias.

Por lo político, por lo social, por el entorno cultural de Estados Unidos, realmente sería muy desgastante que teniendo ya no un país, sino una comunidad, fraccionamiento, colonia, pueblo, espacio común por pequeño que sea, no nos preocupemos mejor por lo nuestro y estemos más obstinados en tratar de desmenuzar lo que a nosotros no nos atañe.

Ayer escuché muchas versiones sobre darle el beneficio de la duda a Donald Trump, porque eso traería la búsqueda de beneficios para nuestro país. Pero soy más de la idea de darle el beneficio de la duda a lo nuestro, a la capacidad propia de poder salir adelante con lo que tenemos y producimos. El sentirse agraviado por la llegada de Trump, es igual o peor que sentirse dueño del petróleo como mexicano.

PARA REMATAR

El gobierno del estado acordó con autoridades federales enviar a los Centros Federales de Readaptación Social a un buen número de delincuentes procesados que hoy están en las cárceles de Hidalgo.

El mandatario hidalguense señaló anoche que al ver la vulnerabilidad de algunas cárceles municipales ya comenzaron con los ajustes pertinentes como lo ocurrido en días pasados con el traslado de presos de una prisión distrital a un Cereso del estado.

Omar Fayad indicó que las investigaciones por la evasión de tres reos de la cárcel de Pachuca siguen su curso y no negó su preocupación debido a que uno de los hoy prófugos de la justicia ya había sido enviado a un penal federal y por mandato de un juez fue devuelto a la cárcel estatal, por lo que consideró que en el Nuevo Sistema de Justicia los magistrados deben equilibrar el respeto a los derechos de quienes infringen la ley y los que resultan afectados.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com