Intelecto Opuesto

Ediles buscando acuerdos

Los presidentes municipales que están por dejar los cargos podrían no ser auditados de inmediato debido a los cambios que se avecinan en gobierno del estado.

Lo anterior dejaría abierta la posibilidad para que en un plazo de algunas semanas o meses, los futuros ex funcionarios públicos puedan moverse tras bambalinas y buscar negociar salidas decorosas, sobre todo en las presidencias municipales donde ya se sabe que hay problemas financieros.

Públicamente la Auditoría Superior del Estado de Hidalgo ha dado información sobre los ayuntamientos en donde las administraciones han presentado fallas en los reportes financieros y de comprobación de gastos; incluso se ha insistido en casos como Mineral de la Reforma y Santiago de Anaya por citar los más documentados; sin embargo el problema persiste en la mayoría de administraciones como Atlapexco, Actopan, Huejutla, Huehuetla, Tlaxcoapan, entre otras, en donde el principal problema es el pago de proveedores, así como algunos casos de salarios e incluso demandas laborales.

Lo anterior si bien no ha puesto en riesgo la gobernabilidad de las regiones y pueblos hidalguenses sí forma parte de una cadena en donde se evita dar paso a la transparencia, una de las premisas de las nuevas formas de gobierno y principal plataforma para que los que lleguen ganen credibilidad ante la ciudadanía.

Pasando el 5 de septiembre con los cambios de gobiernos locales, los ediles salientes podrán dejar las cuentas cuadradas y hasta cierto punto claras, lo que no los eximirá de procesos de investigación que puedan hacer llegando los nuevos personajes al mando de los ayuntamientos.

En Pachuca, por ejemplo, se ha presumido que en finanzas municipales se dejará como nunca una deuda prácticamente en ceros, un municipio administrativamente sano y sin problemas de ningún tipo; sin embargo, la decisión de llegar y solicitar una auditoría, incluso externa a las de la ASEH, será determinación de la nueva presidenta municipal, y así en el caso de todos los restantes 83 municipios del estado.

No es raro ver entonces que en estas semanas restantes en donde desde gobierno del estado se les pidió mantener la paz y estabilidad en sus regiones, los presidentes municipales estén trabajando horas extras para dejar la casa lo más limpia posible y con los menos detalles que les encuentren.

El gobernado electo, Omar Fayad Meneses, reiteró desde días después de haber finalizado la votación que no permitiría que nadie pasara por encima de la ley y que ésta se aplicaría a todos sin distinción de colores o ideologías, sobre todo tratándose de asuntos de cuentas públicas, administración de municipios, obras públicas y presupuesto que proviene del erario, de la propia gente. Queda claro que haber dejado alcaldías de casi 5 años resultó más caro para Hidalgo que cuando eran trienios. Hoy serán 4 años y veremos cómo les va a quienes llegan al poder.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com