Intelecto Opuesto

Diez días de campaña

Inicia la última semana completa de campañas electorales en Hidalgo y el balance de los siete distritos es que el ambiente político, la guerra sucia, las declaraciones, las promesas y compromisos vienen de menos a más.

Es usual que en los últimos días todo arrecie. Entrega de apoyos, cantidad insufrible de información electoral en todos los medios, inicio de eventos de cierres regionales, municipales, distritales y firma de acuerdos para detallar los últimos aspectos previo a la votación.

Sin embargo, estos 50 días de campaña nos dejaron el único sinsabor de que el hartazgo se tradujo ya en desidia de la ciudadanía para con los políticos y posiblemente termine en abstencionismo como nunca antes.

El problema no es ahorita, que sí lo es pues. El grave problema es que esta tesitura parece será un parteaguas para los comicios que vienen de aquí a 2018 en los estados y a nivel federal.

El problema es el descrédito y la falta de credibilidad con que se mantendrán tanto los candidatos y partidos políticos así como el órgano nacional de elecciones que jamás en esta transformación de IFE a INE lograron revertir e incluso, hoy en día, es mayor la brecha entre población y sus representantes populares.

Fuera de la militancia, la gente no quiere saber nada de partidos y de política, se siente cuando uno anda en la calle. Los comentarios son siempre los mismos, en reuniones se evita hablar de futbol, pero también de política.

De todas formas, el INE y los aspirantes siguen en lo suyo y tendrán que cerrar campañas e ir a las urnas como se mandata en la propia ley. Ni modo. Ayer, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral cerró filas contra lo que llamó “intentos deliberados de lastimar” al organismo electoral y “erosionar su credibilidad” a dos semanas de que se lleve a cabo la jornada electoral.

Para el INE, cuyo presidente Lorenzo Córdova estuvo en el ojo del huracán la semana pasada por sus declaraciones filtradas en donde opina de forma sui generis sobre los comentarios de una persona de origen indígena, la organización de la elección avanza por buen camino.

Acompañado de consejeros electorales, el titular del INE dijo que existe una premeditada intención de lastimar y erosionar la credibilidad pública del organismo justo de cara a la realización de la elección, “cuando estamos cumpliendo a fondo nuestras responsabilidades y ejerciendo nuestras atribuciones legales”, dijeron.

Córdova aseguró que el país no se beneficia de estas conductas en un momento crucial para la reproducción pacífica de los poderes públicos, sin embargo, no hay disculpa o justificación de espionaje o filtración que pueda tapar o borrar su error ante la opinión pública.

Quedan 10 días de campañas y dos semanas de cara a que acudamos de nuevo a las urnas, y parece que al INE no le irá nada bien con sus resultados. A los partidos que ganen, ni les importará, pero a los que no, ahí estarán para señalarlo.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu