Intelecto Opuesto

Una detención anunciada

La de Mirna García López, de ayer, fue una detención que se veía venir desde hace muchos meses. Y para aclarar el asunto, la presentación de la ex dirigente magisterial del estado se da como parte de un proceso de investigación por desvío de recursos al interior de la Sección 15 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Lo digo porque aún no es acusada de nada, su proceso está en la consignación ante el juzgado penal que la requirió por la demanda que interpuso el apoderado legal del sindicato a nivel nacional tras la detección de faltantes en las cuentas bancarias de la organización, que coinciden con las fechas en las que García López dejó la dirigencia de la Sección 15 con sede en Pachuca.

Desde su salida, en diciembre de 2011, la maestra Mirna siempre estuvo envuelta en polémicas; no sólo por su cercanía con Moisés Jiménez y Alejandro Soto –junto con ella el tridente Elbista de Hidalgo-, sino porque siempre se especuló sobre el manejo que realizó al frente del sindicato, por su forma de negociar con el gobierno del estado, por haber roto las relaciones con el entonces mandatario Miguel Ángel Osorio Chong, por muchas cuestiones que crearon la imagen de una figura mediática al frente de una organización que se opacó hasta lo ocurrido con su dirigente vitalicia tras la llegada del presidente Enrique Peña Nieto al poder.

Cuando uno hablaba con Mirna García, hablaba con una imagen virtual de la maestra Elba Esther Gordillo. Su labia y argumentos eran idénticos a los de la polémica fundadora del partido Nueva Alianza.

Por eso muchos aseguraban que correría la misma suerte que su mentora, y al parecer así fue. Desde la dirigencia nacional de Juan Díaz de la Torre, él mismo que suple en la actualidad a la maestra, han caído líderes seccionales empoderados, entre ellos, los de la Sección 15 de Hidalgo.

Desde el proceso de elección del actual dirigente, avalado por un Díaz de la Torre displicente ante el poder de Moisés Jiménez y Alejandro Soto para relevar a Mirna García, se vislumbró que los caminos a tomar serían diferentes y así fueron.

La dirigencia nacional del SNTE, curiosamente, no quiso que la actual diputada del Panal, María Eugenia Muñoz, tesorera del sindicato con Mirna García, fuera la que la relevara como dirigente magisterial y en cambio aceptó la propuesta de Sinuhé Ramírez Oviedo.

Tres años después, a uno de despedirse de la dirigencia estatal del SNTE, el secretario general de la Sección 15 fue pieza clave y fundamental en el proceso de investigación y auditorías que ahora tienen en jaque a Mirna García, María Eugenia Muñoz y una decena más de personas del circulo cercano a la ex lideresa magisterial quien tiene pocas horas para resolver su situación o de lo contrario tendrá que enfrentar un proceso penal y político muy pesado.

http://twitter.com/laloflu