Intelecto Opuesto

A depender del fondo federal

Hidalgo es un estado que por recursos propios no puede mantener una sustentabilidad en programas y proyectos locales; la mayoría de sus partidas aprobadas año con año son destinadas a gastos de operación, que son los salarios de la burocracia y sueldos de funcionarios de medio y alto nivel que existen en el Poder Ejecutivo y en las principales dependencias.

Por más de 25 años, desde el inicio del gobierno de Jesús Murillo Karam allá por 1993-1994, se dio inicio a una etapa de política hidalguense en la que se gestionaron recursos provenientes del gobierno federal para prácticamente todo lo que se hizo.

Hasta la fecha hay pueblos y comunidades en el norte del estado en donde la última gran obra fue la ejecutada con fondos de Solidaridad de Carlos Salinas de Gortari, o como en la colonia El Palmar de Pachuca donde es curioso ver el logo del extinto programa presidencial en las banquetas donde se trajo a la Bella Airosa en ese entonces la pavimentación y el progreso.

Posteriormente y hasta donde se ha documentado, se hizo una tradición en Hidalgo pender de un hilo para terminar los años fiscales, de trabajo y entrega de obra y de espera por las participaciones federales que llegaban hasta noviembre y diciembre en muchos casos, siendo que desde enero eran esperadas.

A partir de que el corredor de Tizayuca a Pachuca, de la región de Tula-Tepeji y de la huasteca con cabecera en Huejutla, comenzaron a ser considerados como zonas metropolitanas –no hace más de 10 años- las oportunidades de obtención de recursos aumentaron para Hidalgo, y las principales partidas comenzaron a ser para obras claves como distribuidores viales, carreteras, hospitales, universidades y hasta combate a la pobreza.

Con las previsiones económicas para 2017, con el anuncio federal de recorte al gasto presupuestal, con la nueva política en el estado en donde habrá austeridad, se vuelven más importantes que nunca las participaciones extraordinarias y federales; pues serán la válvula de escape para los momentos de crisis en donde no existan recursos suficientes para poder realizar obas de primera necesidad.

Tras al análisis que se realiza de forma constante al PEF 2017 en el Congreso de la Unión, se reveló que los únicos fondos que presentan recursos para el siguiente año son: Fondo Metropolitano, Fondo Regional, Fondo para Entidades Federativas y Municipios Productores de Hidrocarburos, y un par más que no atañen a Hidalgo.

La buena noticia es que en los antes mencionados encaja el estado, y es labor ahora de los diputados federales, funcionarios estatales y todo hidalguense que pueda influir en San Lázaro y el Senado, que se contemple a Hidalgo dentro de dichos planteamientos.

Los fondos federales pueden resarcir el daño que pueda dejar el recorte al paquete económico 2017 y aunque sea para abril o para mayo, o para noviembre o diciembre, poder contar con recursos para obras y proyectos.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com