Intelecto Opuesto

En defensa de las reformas


Al inicio de la semana publicamos en nuestra edición de Milenio Hidalgo la información sobre que jóvenes del Frente Juvenil Revolucionario del PRI comenzarían una serie de capacitaciones para recibir información, que dicen es precisa, sobre las reformas estructurales que impulsa el presidente Enrique Peña Nieto con la finalidad de enfrentar en el debate de las ideas a quienes se opongan a los planes nacionales.

El proyecto es bueno: generar brigadas políticas a partir de la información que deben seguir cientos o miles de militantes de 18 a 35 años quienes son los que más contacto mantienen en redes sociales, en salidas grupales y eventos masivos.

Sin embargo, habría que revisar cuál es el contenido del mensaje que el partido tricolor a nivel nacional pretende difundir vía la voz juvenil, que por su condición es más escuchada que la de un veterano o un mayor de 40 años.

En el tema de la reforma energética, el PRI nacional maneja como bandera la promesa de que bajará el precio de la luz y también del gas para las familias, pequeños y medianos negocios, e industria en nuestro país.

Señalan que con la reforma energética, empresas nacionales e internacionales podrán invertir en la exploración y extracción de gas natural pues se busca incrementar la producción de los 5 mil 700 millones de pies cúbicos diarios que se producen actualmente, a 8 mil millones en 2018, así como a 10 mil 400 millones en 2025 (dichas cifras están su sitio web http://pri.org.mx/ReformaEnergetica/inicio.html).

¿Qué quiere el PRI? básicamente que los jóvenes afines a su partido salgan a defender que con la reforma energética habrá una mayor oferta de electricidad y que la reforma al artículo 27 constitucional es algo bueno para México, pues con ello se incentiva la participación de particulares en la generación eléctrica.

Dudo que el grueso de la población militante del Frente Juvenil Revolucionario conozca  a ciencia cierta las implicaciones que podría tener una reforma de tal envergadura si ni siquiera los diputados y senadores en la Ciudad de México han podido enviar un mensaje claro a la sociedad sobre el tema.

Aclaro, no es de capacidades ni talentos, ni tampoco de hipótesis o tesis. Es de saber cómo y con qué se juega el juego de  la política de grandes ligas. Del cómo usar el poder y hacia dónde dirigirlo.

Por ello creo que la estrategia priista de llevar al debate al sector juvenil universitario y de egresados es bueno, hasta cierto punto, y a la vez intrascendente en cuanto la penetración requiera de una mayor inversión ideológica, por así llamar a quienes sean los emisarios del mensaje político del PRI a la sociedad.

Y que dicen de la reforma hacendaria que parece esconderse a la sombra del debate por el petróleo ¿de los  mexicanos?, pues de acuerdo con los tricolores este plan beneficiará a quienes más lo necesitan y es justa porque elimina privilegios. Esto es lo que saldrán a defender los jóvenes del PRI ante la sociedad. A ver como les va.

http://twitter.com/laloflu