Intelecto Opuesto

La cultura del moche

Los escándalos por actuaciones irregulares en las administraciones públicas parecen haber trastocado todos los niveles y ahora es turno de los asambleístas de municipios, en todo el país, a los que se les está pidiendo transparencia y actuar conforme a sus principios ideológicos que los llevaron a estar en donde están y no a alinearse a las determinaciones de la mayoría por una dádiva o beneficio temporal.

A esto se suman las denuncias en el ámbito nacional sobre las cuotas impuestas a los titulares de ayuntamientos de parte de legisladores federales o enlaces para la gestión de presupuestos y proyectos.

En Hidalgo, las autoridades estatales han reaccionado ante los cuestionamientos que han denunciado el condicionar el voto de un dictamen o una iniciativa en la asamblea a cambio de prebendas.

De acuerdo con el director del Instituto Hidalguense de Desarrollo Municipal,  José Luis Guevara Muñoz hay una falta de conocimiento jurídico de las responsabilidades del ayuntamiento, porque síndicos y regidores no ejercen las obligaciones que constitucionalmente tienen.

Si bien no son los 84 ayuntamientos los que padecen de situaciones como las denunciadas, si existen focos rojos como Progreso de Obregón y Yahualica, que presentan irregularidades en sus cabildos, falta de sesiones, pleitos políticos con los alcaldes y demás incidentes que afectan a la vida de la administración municipal.

A pesar de este problema, existe el ánimo de poder regular y corregir el camino a través de programas como Agenda Desde lo Local, que es un programa desarrollado por la Secretaría de Gobernación a través del Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (INAFED) para impulsar la transparencia a través de la rendición de cuentas y operación laboral que realizan en los ayuntamientos.

Ante tal situación que se presenta en todo el país y de la cual Hidalgo no es ajeno, siendo que en los últimos días se ha tocado el tema en eventos con funcionarios públicos, el gobernador Francisco Olvera Ruiz, salió al paso y ya anticipó que si persisten malas prácticas en los cabildos, como condicionamiento de voto a favor o en contra de iniciativas a cambio de prebendas económicas o políticas, orientarán a los alcaldes para que soliciten al Congreso local que finque responsabilidades contra regidores o síndicos municipales.

El mandatario tiene una meta a corto plazo: acabar con malas prácticas por parte de asambleístas, e incluso de presidentes municipales por lo que anunció que también recibirán quejas por el actuar de los alcaldes y en caso de que se requiera, se procederá a dar pasos como el desafuero y el poder fincar responsabilidades de manera formal para enfrentar procesos por negligencias en las administraciones públicas.

http://twitter.com/laloflu