Intelecto Opuesto

La crisis del PRD, en todo el país

El futuro del PRD parece estar muy alejado de aquellos 2006 y 2012 en donde lograron 14 y 15 millones de votos, en donde abanderaron a un mismo candidato y en donde, ya sea por tradición o por obligación, contaron con el apoyo de las clases populares, los estudiantes y los llamados “de izquierda” interesados en política en nuestro país.

Y es que en estos días resurgen datos reveladores que sitúan al sol azteca en una situación decepcionante tras más de 25 años de existencia, en donde siguen sin poder consolidarse en zonas como el norte del país.

De los 300 distritos electorales del país, en menos de la mitad mantiene presencia el PRD, y me refiero a una permanencia constante, en donde significan fuerza política, legislativa y de gestión para la sociedad, de acuerdo a sus propias cifras tras un análisis interno con el que cerraron el fatídico 2014, año en el que el PRD sepultó su imagen con los casos de Iguala, los normalistas de Ayotzinapa y con las denuncias de Michoacán, que si bien es ahora un estado gobernado por el PRI, presentó las peores crisis de inseguridad en municipios que siguieron y siguen siendo gobernador por el PRD.

En cuanto a los número reales. Tan solo en 2014 se reveló que más de 719 mil militantes del PRD aparecen también en el padrón del PRI u otro partido político, o tienen inconsistencias diversas. De éstos 436 mil 515 son los registrados con los contrincantes de los perredistas, 126 mil 19 están en el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) o alguna otra organización que aspira a convertirse en partido, y 26 mil 318  en más de dos partidos o agrupaciones que aspiran a dicho  registro como partidos políticos, de acuerdo con la verificación que hizo el Instituto Nacional Electoral (INE) el año pasado.

Posteriormente, de acuerdo con la cifra final aprobada por la Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos del mismo organismo electoral, se dijo que en el PRD hay actualmente 4 millones 437 mil 843 militantes de forma oficial.

Si comparamos esa cifra con las votaciones presidenciales para el sol azteca en los últimos sexenios podemos ver un enorme contraste; mientras en 2006 alcanzaron 14 millones 756 mil 350 votos y mientras en 2012 ascendieron con 15 millones 896 mil 999 adeptos en las urnas, la realidad es que son solo 4 millones y medio los que realmente se pueden decir perredistas y los 10 u 12 millones que presumen tener más conforme a las cifras de las elecciones pueden ser desde casos de simpatía momentánea por la efervescencia política, adhesiones de última hora, voto de castigo, entre muchas otras cuestiones.

Si esos 10 o 12 millones de votos no son militantes en el PRD, podrían también revertirse en su contra en estos nuevos tiempos políticos. En 2015 y 2016 se podrá definir gran parte del futuro de dicho partido pues de terminar por debajo de las expectativas tendrán que replantearse la permanencia no solo en la política mexicana sino en la forma en que le sirven a la ciudadanía.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu