Intelecto Opuesto

Los compromisos del PRI

Ayer se llevó a cabo la instalación de la Asamblea Estatal del PRI rumbo a la XXII Asamblea Nacional Ordinaria que se espera sea celebrada en agosto.

Con la presencia de la secretaria general del PRI nacional, la ex canciller y ex secretaria de Turismo del gobierno federal, Claudia Ruiz Massieu, se pactaron una serie de compromisos ante los delegados estatales y militancia tras haberse realizado asambleas municipales en toda la entidad.

Es importante –como siempre cito en este espacio- recordar que el PRI en Hidalgo no solo es el partido hegemónico sino que representa prácticamente a toda la clase política en el poder, inclusive dentro de otras expresiones locales.

Ante ello, el recién llegado dirigente estatal Leoncio Pineda Godos se comprometió a mirar perfiles que puedan conjuntar juventud y experiencia con resultados, pero que además no sean un factor de división y que sirvan para construir un escenario viable para 2018.

Pineda abundó que es el “priismo de a pie” quien verdaderamente sabe cuales son las prioridades, los retos y las demandas de sus comunidades por lo que se comprometió a escuchar a la militancia en general.

En el papel se lee muy bonito los deseos del nuevo líder tricolor en Hidalgo. Es casi una tradición que al asumir se realicen este tipo de protocolos y se fijen las metas; sin embargo en el contexto actual y con la renovación presidencial a la vuelta de la esquina, las cosas no parecen estar muy de buenas para los priistas del país.

Quizá no sea el caso del PRI Hidalgo donde la permanencia está garantizada hasta 2022 en el Poder Ejecutivo y donde se puede sortear el siguiente año y su resultado con operación política doméstica.

Mientras en Hidalgo el PRI puede cantar victoria y ponerse por encima de las demás fuerzas políticas, se debe tomar en cuenta que los partidos ya están jugando todas sus cartas para 2018.

Ayer el Partido del Trabajo aprobó por unanimidad realizar una alianza con Morena para las elecciones presidenciales, situación que los perfila como el primer equipo para los distritos locales en Hidalgo, así como para la lucha por el Senado, uno de los puestos más peleados desde hace tiempo en el estado. 

El PRD parece que definirá hoy y el resto de la semana el rumbo para una probable alianza con el PAN de cara al siguiente año donde lo único cierto es la petición de las mayorías de no imponer candidatos, en particular los del partido blanquiazul para Los Pinos.

De llevarse a cabo, será la segunda alianza perfilada para 2018 y entonces sí, el PRI tendrá que echar toda la carne al asador en busca de consolidar no solo el voto duro y comprometido con el que cuenta sino el de los indecisos, el de los jóvenes, el de las mujeres y adultos mayores y sobre todo el de sus virtuales aliados porque de lo contrario no solo estará dejando ir el gobierno federal sino buena parte de los escaños y curules.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com