Intelecto Opuesto

Colonias de Pachuca

En las últimas semanas se ha hablado mucho sobre el incremento en la inseguridad en Pachuca y la zona metropolitana que comprenden los municipios de Mineral de la Reforma, Zempoala, Epazoyucan y San Agustín Tlaxiaca, por mencionar a los más cercanos o limítrofes con colonias y fraccionamientos de la capital hidalguense.

Incluso, la mayoría de vías de comunicación, accesos y salidas de la Bella Airosa se comunican por dichas demarcaciones cuya población muchas veces llega a la ciudad a trabajar y regresa por la tardes a sus sitios de origen.

El aumento en la comisión de ilícitos, de donde de acuerdo a las autoridades municipales se tiene mayores registros de denuncias en las colonias Santa Julia, El Palmar y Plutarco Elías Calles, se debe en parte a que el crecimiento demográfico ha sido exponencial durante la última década.

Esto es, que hace al menos una década no existían la mayoría de zonas habitacionales colindantes entre Pachuca y Mineral de la Reforma, la zona de mayor afluencia entre ambos municipios, y en donde ahora se reportan la mayoría de denuncias, junto a las colonias antes mencionadas.

No hace falta ser investigador o detective profesional para darse cuenta de que recorriendo un pequeño listado de sitios donde se instalan tianguis y comercios de forma permanente es más común la existencia del delito.

El corredor de Villas de Pachuca hasta Magisterio y Tulipanes, así como su conexión con Tuzos, Forjadores y la carretera Pachuca-Sahagún es una de esas latitudes que hasta hace poco se vigilaba vía los cuadrantes policiacos; sin embargo, vemos que las denuncias por robo, el principal delito en Hidalgo, siguen y la estrategia debe ser reforzada.

Guillermo Vergara, jefe de la policía capitalina, acusó que la falta de la cultura de la denuncia evita que disminuya la delincuencia, debido a que a pesar de que en ocasiones se logra la detención de las personas señaladas como responsables del crimen, deba liberarlos ante la falta de una denuncia formal.

Se desconoce si existe una relación cercana y de cooperación entre cuerpos policiacos de Pachuca y Mineral de la Reforma, más allá de que ambas demarcaciones pertenecen al famoso Mando Único de la SSP estatal, pero lo menos que la ciudadanía busca es que si se encuentra en riesgo en los límites de dicha zona, se presentan agentes de los dos ayuntamientos.

Y es que, existen zonas donde comienza a proliferar actividad que puede derivar en la comisión de ilícitos: trabajadores informales en semáforos, vendedores en estacionamientos de sitios comerciales con bancos y escuelas, negocios y comercios de venta de alcohol sin control alguno, espacios públicos descuidados y cada vez menos sitios para la juventud y el deporte.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com