Intelecto Opuesto

Las causas del "bullying"

El tema de la violencia en las escuelas del país y las agresiones en contra de estudiantes llegó a la máxima tribuna del país, en donde senadores integrantes de la Comisión de Atención a Víctimas implementen medidas de restitución, rehabilitación, compensación y de no repetición de casos como los reportados desde hace varias semanas en varios estados.

Lo importante, luego del pronunciamiento de los legisladores federales, es la explicación que dieron sobre el origen del tema. Nada fuera de lo normal si se tiene un poco de visión familiar al respecto.

De acuerdo a lo analizado, determinaron la presencia de acoso escolar como un indicador de disfunción familiar ya que 97 por ciento de los niños acosadores fueron o son víctimas de maltrato familiar y sus madres reportaron violencia de sus parejas hacia ellas hasta en 50 por ciento de los casos conforme a un estudio presentado en el Senado por el Instituto Nacional de Evaluación Educativa.

También indicaron que varios estudios identifican el acoso como un factor de riesgo para el suicidio y el uso y abuso de sustancias a corto y largo plazos.

El INEE reveló que 8.8 por ciento de los estudiantes de primaria y 5.6 por ciento de secundaria han incurrido en actos de violencia en la escuela y se estima que dos de cada 10 han participado en peleas.

Además, reportó que 10.9 por ciento de los estudiantes reconocen haber robado o amenazado a un compañero, mientras que a nivel secundaria 6.8 por ciento de los jóvenes integraron grupos para intimidar a otros alumnos de su plantel.

En cuanto a quienes han sido víctimas de violencia, se señala que en primaria 24.2 por ciento de los educandos afirmaron recibir burlas de sus compañeros constantemente; 17 por ciento han sido lastimados físicamente, mientras que 2.5 por ciento tienen miedo de ir a la escuela.

En tanto que a nivel secundaria, 13.6 por ciento señalaron que reciben burlas constantes; 14.1 por ciento fueron lastimados por otro menor y 13.1 por ciento han sido hostigados.

En Hidalgo, un estado en aparente calma ante fenómenos del tipo de violencia social la sorpresa es mayúscula pues lamentablemente no se tiene la cultura de la denuncia y es imposible determinar a cuántos menores afecta la situación.

Las autoridades educativas revelaron ayer que son 21 casos los que llevan atendidos en municipios como Pachuca, Tizayuca, Tula y Tepeji, las zonas más pobladas del estado.

Para combatir el flagelo, Joel Guerrero, titular de Educación Pública del estado, anunció la puesta en marcha de un registro estatal de casos para identificar desde las causas, hasta buscar las posibles soluciones para los mismos a fin de que sea la menor cantidad de estudiantes los que se vean afectados en su desarrollo académico y emocional por el asunto de la violencia.

http://twitter.com/laloflu