Intelecto Opuesto

Los días previos


Esta semana inicia con la resaca interna tras la fiesta de los partidos políticos por elegir, pelear, defender y colocar a los que creen son los mejores candidatos a puestos de elección popular, suplencias, planillas y todo espacio que buscan ocupar de ser electos por la ciudadanía en lo que será la mayor votación en la historia de Hidalgo, el domingo 5 de junio.

De acuerdo al calendario estatal de elecciones, el plazo para registrar a aspirantes ya expira por lo que todo lunes y martes habrá revisión y registros en las oficinas de la junta local de organización de votaciones en Pachuca.

Cuatro candidatos a gobernador, solo uno en una gran alianza de 3 fuerzas políticas; una contienda en donde habrá postulados hasta por cada calle, colonia, pueblo y barrio. Una dura prueba para el recién estrenado Organismo Público Local Electoral (entiéndase no por dependencia gubernamental ni oficina adjunta de algún tribunal, sí con la debida autonomía en papel, pero pronto veremos si en la práctica), que debe dar certeza y legalidad sin inmiscuirse con partidos ni personajes que a la postre pongan en duda su actuación.

Por cómo se dio el proceso interno de los partidos, sobre todo en los que en teoría llevan las de ganar como es el PRI, Nueva Alianza, en algunas zonas PAN y en otras el PRD, se espera que estos días previos al arranque de las campañas, el 1 de abril para gobernador, se muestren todavía algunas inconformidades que si bien no deben ser obviadas por las respectivas dirigencias sí pueden ya pasar a segundo término pues encima está la logística y planeación del inicio de la contienda.

Mal harían las dirigencias y equipos de campaña de los 4 candidatos a gobernador encerrarse en sus cuartos de guerra previo al día jueves por la noche; al contrario, deben salir a ver a sus principales cuadros, cerrar filas, hacer compromisos y dejar en claro lo que se pretende sea cual sea el resultado.

Los días previos deben ser de arduo trabajo; lamentablemente no se hizo público -como legalmente está facultado el organismo electoral- todo el trabajo de meses, desde septiembre de 2015 que se renovó el Instituto Electoral, y que por una u otra razón se eligió el camino del bajo perfil, de la poca invitación a la ciudadanía a ver, participar, escuchar, criticar, debatir... todo lo que se tiene que hacer si se es el encargado o encargada de que la ciudadanía tome tu producto, aproveche tu oferta, compre lo que vendes, haga lo que haces.

Por ese lado siento que sigue siendo flaco el llamado al voto, aún hay regiones del estado en donde desconocen siquiera que es este OPLE y qué hace, quiénes lo dirigen. Al contrario, a lo poco que se pudo acceder fue a lo anticipadamente designado: se eligió a donde ir, con quien hablar, a quien acudir, con quien estar.

Para desgracia del erario público y de la gente, el abstencionismo tendrá la mano en las elecciones y será ahí cuando reciban una bofetada los partidos y sus candidatos y el propio Instituto que debe cuanto antes ganarse la confianza de los pueblos y comunidades, de los nuevos votantes, de los ya registrados pero que jamás han querido participar, de los que no creen o están inconformes con el gobierno. Se lee utópico pero vaya, podrían al menos tener la iniciativa de intentar hacerlo.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com