Intelecto Opuesto

Los candidatos del PAN y PRD

Es época de definición de candidaturas para los partidos de oposición en Hidalgo y como en cada proceso que deben enfrentar al PRI, se analizan los perfiles de quienes competirán con la intención de poder dar la batalla en las urnas al partido hegemónico en el poder estatal y que nunca ha perdido, salvo contadas excepciones.

Como es costumbre, entre los principales institutos políticos de oposición, el Partido Acción Nacional, el de la Revolución Democrática –los más tradicionales-, y a más recientes fechas el Partido Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano, Partido del Trabajo y ahora con la incorporación de Encuentro Social, Humanista y Morena, el panorama parece más ventajoso para los tricolores que para los múltiples contendientes.

Y es que como en política es bien sabido, el voto dividido beneficia a quien más militancia tiene, y ahí el PRI es vencedor no solo en registros internos, sino en adeptos y en captación de votantes previo a las elecciones.

Por ende, los principales partidos de oposición buscan regresar a los puestos de las primeras fuerzas políticas estatales y parte del éxito residirá en lanzar a buenos candidatos para conseguir, si bien no el triunfo absoluto, las mayor cantidad de sufragios que sumen tanto a sus prerrogativas como a su poder y presencia en las regiones y municipios.

Tras la elección para gobernador de 2010 en donde prácticamente dividieron unidades entre PRI y su alianza con Verde y Panal, y entre PAN y PRD y su alianza con partidos pequeños, el panorama pintaba para ver buenas contiendas electorales en 2011 para alcaldes y en las posteriores que se han suscitado para renovar el Congreso local, ya en dos ocasiones.

Sin embargo, la mala elección en perfiles de candidatos no solo ha perjudicado al PAN y PRD sino que los ha mandado a la lona y a los lugares que históricamente no les corresponde en la baraja nacional de los partidos.

Contrario a ellos, Nueva Alianza quien es segunda fuerza política en Hidalgo, mantiene su fortaleza en la elección de candidatos a puestos de elección popular, pues a pesar de no ser personajes que todo el mundo identifica, sí son gente de fuerza al interior de sus grupos magisteriales y en las regiones, lo que provoca una buena cantidad de votos a su favor.

¿Qué fue lo que pasó para que el PAN pasara de segunda y tercera fuerza política a ser la cuarta o quinta?, la respuesta es que lanzaron a los personajes que no correspondían a las expectativas de la población o de las regiones que buscaban ganar.

Lo mismo con el PRD, quienes además tendrán que remar contracorriente con la tendencia nacional de casos como Iguala y los normalistas de Ayotzinapa, y con el karma de Morena, quienes harán hasta lo imposible para dejar al sol azteca con la menor cantidad de votos no solo en Hidalgo, sino en todo el país.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu