Intelecto Opuesto

Sin campo no hay energía

Una vez pasada la reforma energética a la Cámara de Diputados, los legisladores federales están encontrando diversos puntos que confrontan las opciones de pasar la discusión del plano normal, al de la evaluación minuciosa y en donde habrá quienes fijen otro tipo de posturas.

Y es que, con la inminente aprobación de las reformas estructurales en ambas cámaras legislativas del país, también están los acuerdos y negociaciones de los sectores ahí representados, que si bien comparten ideologías políticas y corrientes partidistas, también están defendiendo los derechos de quienes personifican.

El mayor de todos los temas, el del campo, es el que tendrá mayor importancia una vez concluida la reforma energética; sus diputados y senadores, también alistan su dictamen, participaciones y propuestas toda vez que concluyeron los foros para la transformación y modernización del campo que se organizaron en todo el país.

Ayer, diversos actores ya mencionaban que la próxima reforma al campo será igual de importante que la energética que es la que está discutiendo y tienen razón. Por un lado, el rescate de la soberanía alimentaria tendrá que ir de la mano con la modernización y tecnificación de los sistemas del campo mexicano, que a su vez tendrán que ir de forma paralela al crecimiento del aprovechamiento energético que se pretende dar al país.

Como dato, el presidente del Comité del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CCEDRSSA), diputado Marco Antonio González Valdez, dijo que de 4 millones de unidades económicas rurales existentes, el 3.4 está en subsistencia y con ingresos anuales no mayores de 17 mil pesos.

Puntualizó que en dos o tres semanas estarán listos los temas más importantes que propondrán incluir en la reforma del campo, luego de concluir, el último de los nueve foros para la transformación y modernización del campo.

Además, dijo que de toda la superficie cultivable, sólo el 26 por ciento cuenta con sistema de riego, mientras que el resto es de temporal. El 13 por ciento de la población económicamente activa se encuentra en este sector.

Indudablemente es urgente el cambio al campo y por ello el impulso a la reforma que habrá de darse en las siguientes semanas; ahora, en el plano político, los representantes legislativos y de sectores vinculados al campo, que han dado su apoyo incondicional a la reforma energética, pedirán el mismo o mayor apoyo para la reforma para el campo.

En suma, sin reforma para el campo no habrá reforma energética. Si se pretende sumar el apoyo político de todos los sectores, más del agrario, para respaldar los cambios en materia energética, petrolera y de generación de luz, también se deberá apoyar la propuesta de los foros para la transformación del campo, no habrá de otra.

http://twitter.com/laloflu