Intelecto Opuesto

¿Ya cambiaron las comunidades?

“La pobreza nos preocupa a todos”, fue una de las declaraciones hechas ayer por el gobernador Francisco Olvera Ruiz al presentar el balance de un año de acciones de  la Cruzada Nacional contra el Hambre en la entidad.

Dentro de lo más importante, se mencionó que se destinaron más de 900 millones de pesos, con más de 942 mil acciones para los primeros cinco municipios que integraron la Cruzada: Huejutla de Reyes, Huehuetla, San Bartolo Tutotepec, Xochiatipan y Yahualica.

Además de esto, el mandatario estatal indicó que a más tardar en abril, las comunidades más marginadas de estos municipios deben de contar con servicio de agua potable, así como con espacios de alimentación que les permitan tener una mejor calidad de vida.

A un año de la puesta en marcha de la Cruzada Nacional contra el Hambre en Hidalgo ¿qué es lo que en realidad ha sucedido? ¿Cómo se puede palpar el avance o demostrar que una comunidad ha cambiado, a dejado de ser marginada o su población ha dejado de estar en la miseria extrema?

Por desgracia es muy poco lo que se puede constatar y no por una mala aplicación de los recursos o porque el programa no esté funcionando, sino porque no hay presupuesto que alcance para el combate a la pobreza, no hay fondos suficientes ni dinero que sobre para poder atender el rezago y la marginación.

Si no me cree, puede acudir usted mismo, apreciable lector, a alguna de las zonas marcadas por la Sedesol como parte de la Cruzada contra el Hambre en el estado.

Si bien la gente puede tener algunas cosas de más en sus viviendas como despensas, cubetas, escobas, láminas, enceres diversos y visitas de representantes del gobierno que les den más insumos, la realidad es que el avance no podrá tomarse como un indicador de aumento en la calidad de vida hasta que se vea reflejado en el entorno social, en la mejora de los servicios básicos, que exista alcantarillado, electrificación, servicios de salud.

Geraldina García Gordillo, secretaria de Desarrollo Social en el estado, explicó que las sugerencias hechas por el Coneval en materia de Desarrollo Social, señalan que el acceso a los servicios sigue siendo un punto delicado, no sólo en Hidalgo, sino a nivel nacional.

Aún así, las estadísticas muestran que se avanzó y que puede pensarse de forma optimista para que, de no dejarse el programa en un solo sexenio, se pueda dar un verdadero cambio en la forma de vida de las comunidades con más necesidad en un máximo de 10 años.

Por otro lado, la capacitación de funcionarios para la aplicación de los programas sociales ha sido determinante en este primer año de ejercicio de la Cruzada, por lo que se debe apuntalar este rubro en el que se pueda detectar quienes son los que en realidad requieren de un apoyo y no sólo irse con el padrón oficial que se tiene de varios meses o años o con la versión de los líderes y habitantes de alguna comunidad.

http://twitter.com/laloflu