Intelecto Opuesto

Se buscan candidatos

Con la elección federal intermedia para renovar la Cámara de Diputados se hizo evidente que el oficio político requiere cada más de buenos y mejores perfiles para la postulación de candidatos.

Más allá de poder contender con los nombres conocidos o con los personajes de experiencia comprobada, los partidos políticos en el país parecen haber comprendido que es época de renovarse al menos en ciertos aspectos.

Tal es la situación que se vive en entidades como Hidalgo, en donde a falta de cuadros y militantes que reflejen la nueva cara que pretende dar la política a la ciudadanía se han dado desde divisiones internas, acuerdos incompletos, comunicaciones fallidas y hasta mensajes extraños que nunca antes se habían visto como el inusitado y desesperado pleito por las suplencias, hágame usted el favor.

A pesar de que partidos como el PRI, PAN y PRD, más allá de que Nueva Alianza y PVEM ya vienen trabajando con estructura sólida, mantienen una base de posibles postulados y de perfiles que ya saben con lo que cuentan y pueden dar en campaña, se buscan nombres y personajes que puedan dar el ancho para poder encabezar desde los grandes proyectos partidistas, con la misma ideología pero reforzada con el trabajo de tierra de brigadistas, hasta las más turbias negociaciones camerales y parlamentarias con otros políticos de mayor experiencia.

Aún no surge la nueva gran generación de políticos hidalguenses como los que emergieron de 1980 a 2000 (para muestra son los mismos que siguen en puestos de elección popular o bien en el gobierno federal) y eso se ve claramente en las listas de candidatos de partidos como PRD que incluso se vale de personajes que son abiertamente contrarios a sus preceptos y que incluso pertenecen a grupos antagónicos para el mismo sol azteca.

Otros como el PAN le siguen apostando al chispazo de un momento o de una buena campaña para consolidar sus proyectos políticos-ciudadanos con aspirantes de poco arrastre pero que sin lugar a dudas conocen de política y negociaciones.

Nueva Alianza es otro ejemplo de lo que se puede llegar a alcanzar con estructura gremial pues a pesar de lanzar en cada elección a personajes de bajo perfil, resultan tener todos una muy buena votación y como ejemplo ahí están los números de los últimos comicios en el estado.

Aún así, para todos, incluidos los de reciente creación y los que nunca han podido despegar como PT y Movimiento Ciudadano, queda el pendiente de poder llegar a las elecciones de 2015, 2016 y 2018 ya no con buenos candidatos sino con al menos aspirantes para cada espacio, pues la realidad es que no hay muchos hidalguenses que deseen experimentar en política o que dejen su trabajo de años en otros partidos para buscar ser registrados y posteriormente olvidados en otros institutos políticos. ¿Podrán hacerlo?

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu