Intelecto Opuesto

No baja la inseguridad

La CNDH enfatizó que no se alcanzará la agenda pendiente en materia de derechos humanos –que también es prioridad de Gobernación- si no se acompaña de una lucha frontal contra la impunidad.

Un par de semanas antes de terminar el año el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, presentó el Programa Sectorial 2013-2018 que forma parte del diagnóstico en materia de seguridad y justicia del gobierno mexicano

Ahí, el ex gobernador de Hidalgo reconoció que el crimen organizado, el narcotráfico y el terrorismo son factores de riesgo potencial para la seguridad nacional y pueden afectar la integridad y la estabilidad, pero sobre todo la calidad de vida de la población, situación que vemos en Michoacán, en Guerrero, en Tamaulipas, por mencionar algunas zonas de inestabilidad.

La dependencia que encabeza el político hidalguense considera la migración ilegal, el tráfico de armas y de personas, además de la proliferación de armas de destrucción masiva, también como factores que pueden amenazar al Estado.

El diagnóstico sólo vino a reconfirmar lo declarado ayer por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos quien denunció que el creciente clima de inseguridad en el país sólo podrá iniciar su declive bajo dos condicionantes: abatir la impunidad y materializar los derechos de las víctimas de los abusos del poder y del delito.

El organismo señala que es una preocupación constante que las víctimas sean revictimizadas por un inadecuado o negligente trato por autoridades vinculadas con la seguridad pública; y es cierto. Ayer me encontré una denuncia en redes sociales sobre un MP de Tulancingo que recomendó a una persona llevarse a uno de sus hijos, porque ya tenía muchos, esto en el instante en el que se realizaba una denuncia de secuestro de una menor.

La CNDH enfatizó que no se alcanzará la agenda pendiente en materia de derechos humanos –que también es prioridad de Gobernación- si no se acompaña de una lucha frontal contra la impunidad.

De igual forma, los empresarios iniciaron el año alzando la voz en la materia pues a pesar de que en 2013 se consiguió la aprobación de reformas estructurales importantes para el desarrollo del país, aún quedan pendientes el combate a la inseguridad y pobreza.

Para el presidente de la Coparmex, Juan Pablo Castañón, en materia de seguridad sigue la tendencia “alcista” de secuestros y extorsión, entre otros delitos del fuero común, y gran parte de ello se genera a partir del mismo factor que denunció la CNDH: la impunidad.

“Queremos un México con paz social, sin impunidad, una verdadera cruzada nacional contra la corrupción, para que se investiguen y sancionen ilícitos en los tres órdenes de gobierno y de los tres poderes de la Unión”, dijo el empresario.

No sé si el descontento social y sus diversas expresiones desde todos los estratos y trincheras sea suficiente pero lo importante es que los mensajes ciudadanos sean tan contundentes como lo son las acciones de impunidad que se están señalando como el obstáculo para mejorar la seguridad y la justicia.

http://twitter.com/laloflu