Intelecto Opuesto

Terminó la elección ¿qué sigue?

Una vez que los partidos políticos y sus candidatos conocieron de primera mano el sentir de la población en las urnas, llega el momento de reflexión y de sentarse a analizar qué se hizo bien y qué se hizo mal.

Para quienes obtuvieron resultados más favorables que negativos, quizá el elemento principal sea aprovechar las áreas de oportunidad de cada una de las derrotas y convertirlas en nuevas metas de trabajo; para quienes perdieron todo o demasiado, la reconfiguración es la única salida pronta para afrontar la crisis, que en política pega y pega duro.

En Hidalgo hubo de todo y para todos, ya se vio el domingo en las urnas y se ha visto desde unos años para acá. Más allá de ser uno de los pocos estados sin alternancia en el poder gubernamental, sus municipios y regiones gozan de una pluralidad política que incluso deambulan sin siquiera requerir la anuencia del Ejecutivo estatal.

Con la elección del 5 de junio, los partidos políticos y sus dirigentes deben mirar el nuevo mapa político que deja el electorado; más que una división, una situación de apertura ideológica y de encontrar coincidencia más que obstáculos. Es decir, quien no ejerza el arte y oficio de la política en toda su expresión no sabrá qué hacer o cómo actuar entre tanto partido que ganó en el estado.

Tenemos un ejemplo en la capital. Pachuca será gobernada por el PAN, la sede del Poder Ejecutivo está en la ciudad y es administrada por el PRI; los diputados locales de la Bella Airosa serán del PAN, pero la mayoría en la nueva Legislatura del Congreso serán del PRI y sus aliados.

Lo que quiero decir es que si entre fuerzas políticas no se ponen de acuerdo, no pasarán ni 3 meses cuando los proyectos estén entrampados y los únicos paganos serán los ciudadanos.

URGEN ASESORÍAS

No soy yo, no son los medios de comunicación, no son los representantes de partidos, ya es todo quien se topa frente a cualquier tema o asunto relacionado al Instituto Estatal Electoral que opina lo mismo. La falta de oficio y humildad, pero sobre todo la irreverencia con que se manejan los integrantes tanto del organismo central como en los consejos municipales y distritales no los llevará a buen camino.

Y es que ayer volvió a darse un episodio de esos que quedan para el anecdotario de la política hidalguense; tras más de 8 horas, a las únicas a las que se les entregó su constancia de una forma increíble, con justificaciones grotescas, fueron a Yolanda Tellería Beltrán y a Gloria Romero, presidenta municipal electa de Pachuca y diputada local, respectivamente.

Sabiendo de la impunidad que gozan, los "ciudadanos" que cobran en los consejos municipales y en el IEEH se muestran poco abiertos al diálogo con partidos; no aceptan críticas y mucho menos objeciones. Ayer de plano se dijo ¿es Caracas o Pachuca?

eduardogonzalez.lopez@milenio.com