Intelecto Opuesto

Todo apunta a las elecciones


Al estar inmiscuidos en pleno proceso electoral hidalguense, cualquier asunto, decisión, estrategia, plan o proyecto proveniente de las autoridades en turno, de los poderes o de la representación popular es catalogado como un movimiento en el tablero de juego.

Sí, es poco común que sucedan cosas casuales en la política de nuestro país y en los estados no hay ocurrencia o paso sin huarache como se dice coloquialmente. El hecho es que todo lo que se observe fuera del común denominador en la relación gobierno-ciudadanos siempre será objeto de la sospecha o suspicacia.

Ayer, el gobierno del estado dio marcha atrás a la determinación que se había tomado en la reconfiguración del Sistema de Transporte Masivo Tuzobús en donde se ordenó el retiro de rutas del transporte público convencional para dar paso al uso de las rutas alimentadoras que trasladan a los peatones a las estaciones del servicio de movilidad que recorre el Boulevard Felipe Ángeles desde la entrada a la ciudad capital de Hidalgo, hasta el Centro Histórico y de regreso.

El caso es que tras haber retirado rutas urbanas en donde la mayoría de pobladores de colonias, fraccionamientos y multifamiliares de Pachuca y la zona metropolitana se desplazaban a diario, se dio marcha atrás al uso de las alimentadoras del Tuzobús pues el descontento social se hizo de manifiesto desde el 1 de abril hasta ayer en donde representantes de al menos 30 colonias del sur de la ciudad y de otras zonas llevaron a las autoridades 10 mil firmas recopiladas en el transcurso del mes y en donde se pide contar con más de una opción de movilidad y no solo con la de las rutas alimentadoras del Tuzobús.

Las causas de la molestia, más allá de estar contento o no con el Tuzobús, recae en la satisfacción de un servicio de parte de la ciudadanía y por el que se paga. Esto es, que no importa si es pesera, camión, alimentadora o bicicletas, si no es un modelo eficaz, que cumpla con la finalidad de proporcionar un servicio en el que el cliente quede satisfecho, simplemente no sirve.

Y aquí, en Pachuca y la zona metropolitana, lo que funciona es lo que te mueve con más rapidez en trayectos. Si las rutas alimentadoras hubieran sido más prácticas para la gente, nadie se hubiera inconformado. El caso es que sí, hubo protestas y movilizaciones a causa de que el servicio de transporte fue modificado en cuanto al tiempo de traslados, espera y costos.

Ahora, tras la determinación habrá quien piense que todo es con tintes electorales, que solo porque se está en riesgo el triunfo de un partido o el posicionamiento de algún otro personaje, se están aceptando las condiciones de la sociedad. Pocas veces sucede, pero que ocurra en esta época en particular, apunta directamente al domingo 5 de junio de 2016.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com