Intelecto Opuesto

Tres años de gobierno

Ayer los 84 presidentes municipales de Hidalgo cumplieron 3 años al frente de los ayuntamientos y aún les queda año y medio por gobernar pues los periodos por los que fueron electos son de 4 años y 7 meses y 18 días.

Tras el trienio de las administraciones, el balance aún es confuso, sin un resultado firme o una gestión que se pueda calificar por parte de la ciudadanía, al menos en las grandes ciudades del estado, pues la misma planificación fue extendida por los gobernantes locales al contar con más tiempo en el encargo.

A excepción del edil de Tezontepec de Aldama, Asael Hernández, quien dejó sus funciones municipales para contender y ganar la dirigencia estatal del PAN, y de Hilario Mendoza Benito, ex edil de Tepehuacán de Guerrero, quien fue separado del cargo por haber golpeado a su esposa, el resto de los encargados en los gobiernos locales parecen ir sobrellevando el barco y buscan terminar el singular periodo de la forma más decorosa posible.

Tras la experiencia de la reforma política y la ampliación de los tiempos de estancia en ayuntamientos, la primera respuesta parece ser la del poco éxito que se obtuvo con la decisión, pues los casi 5 años están agotando a la ciudadanía y en muchos casos no se han visto avances algunos en varias demarcaciones.

¿Qué se ha hecho en mi municipio en estos 3 años? Es la pregunta que deben hacerse todos los hidalguenses para poder evaluar a sus administraciones y poder pedir rendición clara y transparente de cuentas.

Se sabe que los municipios en México son poderes con muchas limitaciones, con presupuestos reducidos, con policías que laboran con lo mínimo en capacitación, infraestructura y salarios, por lo que siempre, o casi siempre, son escenario del surgimiento de los grandes problemas, no solo en Hidalgo sino en el resto del país.

Ayer se cumplieron 3 años de gobiernos municipales en la entidad y lo más que se puede ver es el crecimiento en popularidad de varios ediles, algunas obras inauguradas, servicios restablecidos, modernizaciones, caminos, carreteras con mucha gestión en las esferas nacionales y con el Ejecutivo del estado. Nada más.

No se ve en Hidalgo el gran municipio que destaque, o el gran gobierno local que se desprenda de los demás y muestre a una administración diferente. Quizá Pachuca por ser la capital es la que ha mostrado más avances, más remodelaciones, más obras vistosas. Pero la realidad es que ninguno de los 84 municipios muestra un verdadero beneficio con la ampliación de los periodos de gobierno.

Ante esto, se debe replantear de manera urgente como optimizar tanto los trabajos, como los presupuestos en demarcaciones locales para que aunque sean 4 o 5 años, o se regresen a 3 años, la población pueda disfrutar de ciudades en orden, con planeación y con una buena calidad de vida.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu