Intelecto Opuesto

El año en que nos toca pagar más

Damos al bienvenida a un año en donde iniciamos como en antaño, con sorpresas directas y contundentes en detrimento de bolsillo de los mexicanos.

Quienes añoraban esos primeros de diciembre en donde siempre pasaban cosas ya pueden enorgullecerse de que aquellos tiempos han vuelto, quizá no con la magnitud de otras ocasiones, pero con la misma esencia.

Y es que debido a la entrada en vigor del Impuesto Especial Sobre la Producción y Servicios (IEPS) una serie de alimentos de consumo básico, así como servicios y diversos productos costarán más a partir de este miércoles y hasta que las arcas se hinchen y estallen monedas y billetes por toda la bóveda del Banco de México.

Aún así, en un acto de esos que les dicen, de sensibilidad social y política, la Secretaría de Hacienda a cargo de Luis Videgaray envío un mensaje de paz y armonía al pueblo mexicano con la noticia de que, considerando su importancia en la alimentación de la población, las tortillas y el bolillo no quedarán gravados con el IEPS.

Para los despistados que eles quieran cobrar más caro este miércoles recuerden: no sube la tortilla de harina de trigo, incluyendo integral, ni la pasta de harina de trigo para sopa sin especies, condimentos, relleno, ni verduras.

Se mantiene en su costo el pan no dulce como el bolillo, telera, baguette, chapata, birote y similares, blanco e integral, incluyendo el pan de caja. Los alimentos a base de cereales de trigo sin azúcares, incluyendo integrales. La tortilla de maíz, incluso cuando esté tostada. La harina de maíz, el nixtamal y masa de maíz, así como los alimentos a base de cereales de maíz sin azúcares.

Por último se quedan en lo que valen los alimentos a base de cereales para lactantes y niños de corta edad. Alimentos a base de otros cereales sin azúcares, incluyendo integrales y el pan no dulce de otros cereales, integral o no, incluyendo el pan de caja.

No se que pretenda el gobierno federal con estas modificaciones pero a todas luces se percibe que el aumento engrosará rápidamente a las arcas oficiales. No hay que ser un erudito para darse cuenta que la mayor riqueza se da de peso en peso; somos tantos millones de mexicanos que es probable que nos cuenten como centavitos en lugar de seres humanos.

Aún así, al ser una sociedad 100 por ciento consumista, no nos detendrá un aumento de 2 o 3 pesos para adquirir nuestros productos habituales, lo que repercutirá en el redondeo oficial, y conste que el Teletón ya pasó.

Este 2014 lo recibimos con los brazos abiertos pero los bolsillos cerrados; no se usted, apreciable lector, pero a mí, la idea de pagar más por lo que unos días antes costaba menos, simple y sencillamente no me gusta nada, nada, nada.

http://twitter.com/laloflu