Intelecto Opuesto

Un año del combate a la hambruna

Como el gran anuncio en materia de política social para México, el recién llegado a la presidencia Enrique Peña Nieto, lanzó en enero de 2013 la Cruzada Nacional contra el Hambre, programa enfocado en dar atención a 7.4 millones de personas que sufren de pobreza extrema y desabasto alimentario, ubicadas en 400 municipios de alta marginación, determinados por el Coneval.

En abril del año pasado, a través de un convenio con el gobierno federal, Hidalgo fue incluido en la Cruzada Nacional contra el Hambre con cinco municipios de alta marginación: Huehuetla, Huejutla de Reyes, San Bartolo Tutotepec, Xochiatipan y Yahualica.

Con los cinco municipios de Hidalgo que se integraron a la Cruzada Nacional contra el Hambre, se atendieron en un año, de acuerdo con cifras federales, a poco más de 48 mil personas.

Para ser un estado que va por los 3 millones de personas y en donde el propio Coneval y la federación han aceptado que la pobreza, parece un cifra insignificante pero que jamás se había alcanzado.

De acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, con corte hasta el último mes de 2012, en Hidalgo viven cerca de un millón 500 mil personas en condición de pobreza, más de la mitad de la población total, lo que ubica a la entidad en el lugar nueve a nivel nacional entre las entidades con mayor porcentaje de habitantes en grado de vulnerabilidad, sólo por debajo de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Zacatecas, Tlaxcala, Puebla, Veracruz y Tabasco.

Aún así, hace dos años, el informe social señalaba que un total de 11 mil 200 hidalguenses ya lograron superar la escala más baja de la marginación para ubicarse en un estatus “moderado”. Un año después, con la Cruzada Nacional contra el Hambre, se suman 50 mil hidalguenses a esta cifra de crecimiento en la calidad de vida alimentaria. En dos años: más de 60 mil pobladores del estado, algo que se ve con muy buenos ojos por parte de los gobiernos municipales que no han sido incluidos y tienen las mismas o peores carencias que los de la sierra o la Huasteca, pues también podrían ser apoyados por el gobierno federal y estatal en este año y hasta 2018.

La Cruzada, que hoy celebra su primer año de operaciones, lanzada en Chiapas programada desde antes en Hidalgo –la apoyaron el actual secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y funcionarios de la Sedesol como la coordinadora nacional de Oportunidades, Paula Hernández Olmos- tiene el propósito de garantizar el acceso a la alimentación, la salud, la educación, la vivienda, la seguridad social y los servicios de infraestructura básica en las comunidades más pobres del país.

Desde el principio se trató de una coordinación interinstitucional e intersecretarial en donde el objetivo era abatir la pobreza extrema y carencia alimentaria y es lo que, al menos en Hidalgo, se está haciendo con municipios, comunidades, la Sedesol, y el Poder Ejecutivo estatal.

http://twitter.com/laloflu