Intelecto Opuesto

Las aguas nacionales

La nueva Ley General de Aguas que discutirá el Pleno de la Cámara de Diputados el próximo martes abre un nuevo debate nacional sobre el recurso hídrico y su aprovechamiento en todo el país.

De acuerdo con información del Congreso federal, la Ley propone que el capital privado se sume a las inversiones públicas, actualizar el régimen de concesiones, permisos, tarifas y sanciones, así como consolidar la rectoría del Estado sobre las aguas nacionales mediante instrumentos de planeación como la Estrategia Nacional de Agua, el Sistema Nacional de Información del Agua, la Red Nacional de Medición de la Calidad del Agua y los Consejos de Cuenca.

En todo el país, es obligación del gobierno garantizar que cada mexicano reciba la dotación mínima de 50 litros diarios a la que todo ser humano tiene derecho; ante ello, surge el cuestionamiento sobre qué pasará si se aprueba esta nueva reglamentación.

Mientras unas voces desde la oposición han señalado que está pensada para privatizar el recurso vital de los mexicanos, el líder parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones, dijo que la nueva Ley General del Agua garantizará el uso eficiente de los recursos hídricos con criterios de sustentabilidad, equidad y suficiencia.

El presidente de la Junta de Coordinación Política indicó que no se debe soslayar la compleja situación hídrica del país, la disminución de la disponibilidad de agua en algunas regiones, el estado crítico de la infraestructura hidráulica y la necesidad de prevenir los efectos de las sequías.

¿Cómo está Hidalgo en este rubro?  En Hidalgo, todos los municipios (en al menos la cabecera municipal) tienen agua potable de la red pública y también cuentan con servicio de alcantarillado. Además, de los 84 municipios hidalguense el 20 por ciento dan tratamiento al total o a una parte de sus aguas residuales.

Hidalgo, por su situación geográfica, se encuentra en un sitio particular pues tanto obtiene beneficios como perjuicios por el uso del agua y por ser receptor de aguas negras, además por estar en la zona de mayor consumo del país y en donde, en 2011, se registró la disponibilidad natural media de agua per cápita más baja se registró de todas las regiones hidrológicas de México.

El gobierno federal plantea en el Programa Nacional de Infraestructura, objetivos y estrategias para aumentar la cobertura y captación de líquido. Hidalgo está presente en dos de estos mega proyectos: el Acueducto II Querétaro que capta el agua de los manantiales Infiernillo sobre el río Moctezuma, en los límites entre Querétaro e Hidalgo; y el Túnel Emisor Oriente, Estado de México y DF, que pretende reforzar el sistema principal de drenaje actual y disminuir las posibles inundaciones, proyectos en donde, por cierto, ya está implícita la inversión privada con la participación de capital y contratistas particulares, así como empresas a las que se les ha concesionado las obras de infraestructura.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu