Intelecto Opuesto

La agenda legislativa

Aún no se entregan las actas constitutivas de los triunfos para diputados federales y al parecer ya tienen agenda legislativa marcada y priorizada por los asuntos que más aquejan y apremian a la nación.

Si alguno de los virtuales ganadores de las contiendas rumbo a San Lázaro piensa que llegará a buscar de inmediato los recursos para cumplir sus promesas de campaña está totalmente equivocado.

Educación, campo, seguridad y los recortes presupuestales que se plantearon para el cierre del año desde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público son las primeras acciones que habrán de remarcarse como urgentes en la nueva Junta de Coordinación Política.

La evaluación educativa y sus cambios, con todo lo que representará de aquí al informe presidencial, será sin duda un asunto medular en donde los nuevos diputados jugarán un papel importante para alcanzar a modificar los acuerdos entre fuerzas involucradas que habrán de darse de una u otra forma para concluir con este penoso asunto entre CNTE, SNTE, Instituto Nacional para la Evaluación Educativa y Gobernación.

En segundo término, la reforma para el campo. Algo de lo que muchos aspirantes recién se colgaron para prometer en campaña pero que es una deuda federal con el sector campesino y de los productores del país.

Ahí se tendrá que poner a revisión exhaustiva la propuesta de reducciones presupuestarias al Programa Especial Concurrente para el Desarrollo Rural Sustentable así como a los proyectos específicos del campo que desaparecerán, según han sostenido legisladores federales.

Por lo que respecta a la seguridad, el tema será consolidar desde el Congreso un lineamiento legal para poder crear a la Policía Única, con apoyo claro del Senado, así como las reglas de operación de los presupuestos para estados en el ramo, el subsidio a los municipios que se perderá también con los recortes y el tema siempre polémico de los exámenes de control y confianza.

Chamba agendada ya tienen los nuevos legisladores que entrarán en septiembre y que de inicio tendrán que soplarse toda la evaluación anual de las acciones del gobierno federal y las secretarías, situación que se espera no termine consumiendo el primer periodo ordinario de sesiones sin que se hayan alcanzado acuerdos en materia político, por lo menos, de cara al Presupuesto 2016.

No se vayan con la finta, estimado lector y apreciable lectora, su diputado ganador no volverá al distrito de forma inmediata con las manos llenas de dádivas o con anuncios rimbombantes sobre los prometido meses atrás; tendrá primero que adecuarse a una dinámica legislativa tan absorbente que lo más seguro es que no le vea el polvo en un buen rato, al menos hasta que se acerquen las siguientes elecciones.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu