Intelecto Opuesto

Voto Verde

Hacer conciencia sobre temas de ecología y medio ambiente en épocas electorales es muy común, lo malo llega luego de las elecciones y con los compromisos echados encima. Los partidos políticos en México, suelen armar sus agendas de trabajo una vez pasadas las votaciones, y con las cartas puestas sobre la mesa, para saber con qué elementos cuentan para poder negocias, sacar acuerdos, cumplir compromisos (personales y de grupos políticos) y hasta el final, muy hasta el final de la lista, ver por lo que se  empeñó la palabra.

No es broma o juego el que se esté poniendo sobre la mesa cuestiones como el cuidado a los recursos naturales, o la urgente petición de implementar políticas que generan sustentabilidad, gasto en herramientas ecológicas, y un sinfín de acciones que se han dejado de hacer y solo quedan en promesas de campaña.

De los 10 partidos políticos que existen en Hidalgo, sólo dos persiguen dichos fines: el Verde Ecologista de México y Movimiento Ciudadano. El primero, por su origen y denominación que, aunque criticado y señalado –además de multado- es innegable que no lleven a las tribunas legislativas de estados y el país los temas del cuidado al entorno.

El segundo, casualmente en el estado, porque está reconfigurado con ex miembros del Verde Ecologista y que abandera las causas que defendían en su otrora instituto político.

De los demás, poco o nada sobre cuestiones ambientales, pero sí mucha labia y muchas palabras respecto a lo que van a hacer de llegar a la curul federal. No lo dudo, su trabajo les cuesta y les ha costado, sin embargo pocos candidatos y partidos se preocupan por el medio ambiente.

En esta elección, donde se podrán medir realmente los votos por partido sin importar las alianzas, será pues el indicador real del Voto Verde, originalmente asó llamado por e PVEM en todo el país, pero que en Hidalgo, en manos de Avelino Tovar Iglesias, podrá ser cuantificado para ver la fuerza real del partido.

Dice el dirigente del Verde que estiman contar con cerca o más de 50 mil sufragios, lo que significaría realmente contar con un buen techo del llamado Voto Verde, que los conminará a cumplir con la agenda de su denominación: políticas sustentables, leyes que persigan el fin de la ecología y medios que propicien un entorno amigable con la naturaleza.

Del otro lado, Movimiento Ciudadano, que en esta campaña parece subirse el tema de la ecología y la revocación del mandato (sus dos grandes propuestas), no medirá el Voto Verde, pero si el Voto Naranja, que para ellos sí es una cuestión de preocupación que aunque ahora no se refleje a nivel local, después del domingo 7 de junio, podría ser el principal dolor de cabeza de su dirigente Christian Pulido Roldán.

Dos jóvenes políticos hidalguenses, dos proyectos que han renacido en Hidalgo y parecen estar a la altura de la situación; esperemos que perduren y que sean una realidad pasadas las elecciones.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu