Intelecto Opuesto

Tuzos al rescate del Tuzoofari

Si hay alguien que quiere al Pachuca y a su ciudad es Jesús Martínez Patiño. No cabe duda que el empresario veracruzano e hidalguense por adopción es un símbolo de la capital y es más reconocido que cualquier figura pública o política dentro y fuera de Hidalgo.

“¿Cómo no voy a festejar los goles de León?”, dijo hace unas semanas cuando se le cuestionó sobre su aparición en la última final del futbol mexicano.

“Son un modelo del Grupo Pachuca, está mi hijo, del cual yo me siento orgulloso porque ha aprendido aquí conmigo toda la vida, ¿Qué quieren, que festejara los goles del América? Está difícil”, fue el remate de quien suda y demuestra su pasión por lo que hace: el futbol y el Grupo Pachuca.

Ayer la familia Martínez Murguía celebró los 19 años del grupo empresarial y deportivo que han consolidado en Pachuca desde aquel 1995 cuando irrumpió “el presi” –como le dicen en los pasillos de la Universidad del Futbol- en el ámbito del balompié nacional para adquirir una franquicia profesional en 100 mil dólares. Hoy vale casi diez veces eso.

Sin lugar a dudas, los Martínez le han cambiado el rostro a Pachuca y no sólo por los triunfos que han tenido en el futbol sino en la forma de trabajar dentro y fuera del campo. Según datos del propio Grupo Pachuca, laboran más de 3 mil personas en todas las áreas del corporativo, buena parte o la mayoría, habitantes de la capital del estado y sus municipios circundantes.

Pueden converger opiniones sobre la forma de trabajo del Grupo Pachuca y existen muchas historias de cómo llegaron tan lejos en tan poco tiempo en un lugar en el que por varios años no cuajaba un proyecto empresarial de largo alcance como lo son los Tuzos del Pachuca y sus productos derivados, sin embargo, nadie puede hacer menos el resultado de dichas acciones.

¿Quién mejor que un empresario local exitoso para iniciar una cruzada de rescate económico y social para la comunidad? Ayer, mientras festejaban el aniversario 19 del Grupo, Jesús Martínez Patiño anunció la compra del parque turístico Tuzoofari en Epazoyucan, la edificación del pabellón Antonio “La Tota” Carbajal en León y la próxima inauguración del Centro Médico de Alto Rendimiento en la que esperan la visita del presidente Enrique Peña Nieto y del presidente de la FIFA, Josep Blatter.

El argumento principal de Martínez es “que genera muchas fuentes de empleo que no quiero que se vayan de Pachuca”. Es decir, como todo empresario piensa en el recurso humano como situación para invertir y generar más productividad que redunde en la famosa frase ganar-ganar.

Ojalá los gobiernos municipales de Hidalgo y el propio Poder Ejecutivo pudieran contar con gente y asesores con la filosofía que impregna el presidente del Grupo Pachuca en sus discursos y en sus acciones, pero sobre todo, que los planes pasen de las palabras a los hechos.

http://twitter.com/laloflu