Intelecto Opuesto

Tuzobús: crece la polémica

Ayer por segundo día consecutivo se volvió a manifestar un sector de la población de Pachuca y habitantes que residen en fraccionamientos del sur de la capital hidalguense y la zona metropolitana, quienes desde el viernes pasado se dicen afectados por la puesta en marcha de unidades alimentadoras del transporte y el retiro de las tradicionales “peseras”.

El asunto derivó en detenciones, primero cerca de 15 de acuerdo a testimonios de los asistentes, y posteriormente cuatro personas que fueron las puestas a disposición del Ministerio Público en la Procuraduría General de Justicia del estado.

El cargo por el que se le acusa es Ataques a las Vías Generales de Comunicación y a los Medios de Transporte por el cual podrían alcanzar prisión de seis meses a cuatro años y de 10 a 200 días multa. Sí, como está leyendo, por haber caminado sobre el carril confinado del Tuzobús e “impedir” su operación normal podrían pisar la prisión a igual que un acusado o sentenciado por fraude, extorsión, homicidio, violación, etc.

Siendo conscientes y realistas, lo más probable es que se alcancen acuerdos, pago de fianza o falta administrativa y probablemente mientras lea esta columna los cuatro detenidos ya hayan sido puestos en libertad; sin embargo, el asunto sienta un precedente para próximas movilizaciones de ciudadanos y habitantes de Pachuca en contra del Sistema de Transporte Masivo.

Es la primera vez que se dan estos referentes legales en detrimento de quienes marchan o protestan en la capital hidalguense, siendo que con anterioridad –desde agosto de 2015- se dieron movilizaciones sobre el mismo carril confinado del Tuzobús de pobladores inconformes y en el transcurso desde entonces también se han presentado otros episodios de invasión al espacio delimitado sobre el Boluevard Felipe Ángeles de Pachuca, no solo con cuestiones sociales o políticas sino con eventos populares como el Grito de Independencia, el 12 de Diciembre, entre otros más.

Vaya, el asunto es polémico, se pueden tener mil y una versiones, pero lo único cierto es que sigue existiendo resistencia civil por la puesta en marcha del Tuzobús. ¿Por qué?, la gente que anteriormente usaba solo una “combi” con una misma tarifa para recorrer la ciudad de un punto a otro; de norte a sur o de oriente a poniente, del Centro a las diversas colonias, ahora debe usar el Tuzobús o más de una ruta alimentadora.

Como usuario del sistema puedo decir que es mejor que las “combis”, que los puentes no son accesibles y se recorre mucho a pie, que las unidades que te acercan a las estaciones no son las suficientes, que también van llenas y con gente parada, sucias y con los mismos defectos que las “peseras”, es un hecho. No es invento, no es campaña negra, hay que subirse al Tuzobús diario, hacerlo parte de tu rutina de vida, de lo contrario no sabrás opinar, criticar, calificar y aportar para pedir mejoras al servicio que pagas.

 

eduardogonzalez.lopez@milenio.com