Intelecto Opuesto

Travesura del Humanista

Antes de perder el registro en el estado y el país el Partido Humanista jugó una carta a todas luces bien apostada. Impugnó ante la el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y posteriormente en le Suprema Corte de Justicia de la Nación como acción de inconstitucionalidad la invalidez del artículo 30, fracciones I y II, del Código Electoral del Estado de Hidalgo, publicado en el Periódico Oficial de la entidad federativa el 22 de diciembre de 2014.

Básicamente, el jurídico del Humanista evidenció el reparto de recursos públicos que se pretende hacer mediante la ley hidalguense; el citado Artículo 30 detalla el financiamiento público que reciben los partidos políticos del Instituto Estatal Electoral cada mes.

En cuanto a los porcentajes de los involucrados, en primera instancia está el PRI en donde tras los resultados de esta última elección tendrían que recibir 9 mil 250 salarios mínimo, a 66.45 pesos el salario vigente, para un total de 614 mil 662.5 pesos al tricolor cada mes de presupuesto público.

“Los partidos que hubieren obtenido más del 30% hasta el 35% de la votación en la última elección ordinaria de Diputados Locales, percibirán una cantidad igual a la suma de nueve mil doscientos cincuenta salarios mínimos generales vigentes en el Estado”, dice el artículo analizado por la Suprema Corte.

En los casos del PAN, Morena, Nueva Alianza y Encuentro Social cuyo rango está del 7.5 al 12.5 del porcentaje le corresponden según la ley estatal, de cuatro mil trescientos ochenta y dos salarios a cuatro mil novecientos veintitrés salarios mínimos. Es decir, de los 350 mil a los 370 mil pesos cada mes para sus actividades y pagos partidistas.

En el caso de Morena y el PES esto hubiera significado un bálsamo para el inicio de sus etapas hidalguenses de cara a 2016, sin embargo el Humanista también se las cobró.

Según el artículo impugnado del Código, el financiamiento debe ser entregado en exhibiciones mensuales a los titulares de los órganos internos responsables de la percepción y administración de los recursos.

El asunto no fue nuevo o ingresado tras el resultado para el Partido Humanista; mediante Decreto 314, listado por primera vez el 21 de abril de 2015 en la máxima Corte del país, la impugnación ya había estado desde enero pasado en el Tribunal Electoral federal, en donde el Magistrado Presidente José Alejandro Luna Ramos ordenó solicitar una opinión a la Suprema Corte respecto a la acción de inconstitucionalidad del Humanista en contra del financiamiento partidista hidalguense.

Al final, la Corte resolvió que los sistemas de financiamiento a los partidos políticos necesariamente deben tener un componente fijo, por lo que no es constitucional un sistema basado solo en montos variables como propone el Código estatal. Opinión vertida. Ahora de vuelta al TEPJF.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu