Intelecto Opuesto

Sistema Estatal Anticorrupción

La apuesta del nuevo gobierno en materia de combate a la corrupción comenzó su camino con la conformación de las mesas de trabajo para la creación del Sistema Estatal Anticorrupción, una de las principales apuestas del gobernador Omar Fayad Meneses para su administración en curso.

Para su creación se ordenó instalar un comité o consejo que es el encargado de alinear lo que será la normatividad del mismo a la vigente a nivel federal. A partir de ahí, se tendrá que enviar una iniciativa al Congreso del estado para que posteriormente se pueda debatir y buscar su aprobación como ocurre en el parlamento federal.

¿Cuál es la diferencia entre el Sistema que se propone en el gobierno federal y el que se estará instrumentando en Hidalgo?, es posible que sean pocas, pero como toda ley nacional –en últimas fechas- deberá contar con su emparejamiento estatal para que exista una cultura de transparencia y rendición de cuentas más profunda en la administración pública hidalguense de todos los niveles.

Los trabajos comenzaron de buena forma en el Ejecutivo de Plaza Juárez con el secretario de Gobierno, Simón Vargas Aguilar y la secretaria de la Contraloría, Citlali Jaramillo, quienes están al frente de las primeras acciones; por un lado, y por el otro se tendrá que esperar cómo viene el tema en el Senado, y posteriormente a su aprobación se podrá alinear con la del estado.

En la Cámara Alta, el debate está actualmente centrado en la propuesta de gasto para su implementación, en donde se plantea un monto de 143 millones de pesos para el siguiente año y de  los cuales 71.85 millones serían para crear 150 plazas.

Y es que, a nivel país, el sistema contará con un secretario técnico al que se pagarán 2 millones 240 mil pesos anuales; siete direcciones con un total de 8 millones de pesos; 17 subdirecciones que requieren 12 millones de pesos anuales; 38 jefes de departamento con 17 millones, y 82 enlaces, que costarán 25 millones, lo que da un total de 71 millones 815 mil pesos para las 150 plazas.

En los estados como Hidalgo donde se propone contar con un Sistema Anticorrupción es evidente que no podrá darse tal gasto presupuestal, y deberá subsanarse con los recursos con los que se cuenta; es decir, con los funcionarios que actualmente realizan tareas administrativas y políticas, con representantes municipales, con diputados y gentes de partidos políticos quienes seguramente serán parte del nuevo organismo que se encargará de la transparencia y rendición de cuentas.

Lo que sí deberá implementar Hidalgo es la creación de una sala especializada en materia de corrupción dentro del Tribunal  de Justicia Administrativa, así como un Comité de Participación Ciudadana específico para tales fines.