Intelecto Opuesto

Semana Santa: cuidado del agua

Dentro de los principales preceptos a seguir en la Semana Santa en la actualidad está el cuidado del agua. Contrario a lo que la tradición popular dicta, de usos y costumbres en una comunidad o poblado, donde el líquido en muchos casos se sigue siendo vertido sobre el cuerpo humano para supuestamente recordar que con el agua del bautismo se ha renunciado a los infiernos, se debe pensar antes de desperdiciar.

Desde luego esta versión es negada en su totalidad por la Arquidiócesis de México quienes afirman que se le solía llamar Sábado de Gloria a dicha fecha, pero que esto es un error porque la “Gloria del Señor” se celebra una vez que ha oscurecido, es decir, en las primeras vísperas del domingo.

“No es un día para festejar y menos para desperdiciar agua arrojándosela a desprevenidos transeúntes. Es un día de luto que conmemora cuando el Señor estuvo en el sepulcro, cuando entró a lo más negro de nuestra realidad humana, cuando, como decimos en el Credo, ‘descendió a los infiernos’ para rescatarnos del mal y del pecado” (http://www.siame.mx/apps/info/p/?a=9750&z=32).

Nunca la Iglesia Católica como institución había estado más cerca de una verdad absoluta, pues más allá de la explicación litúrgica, existe una realidad llamada la escasez del agua en México y prácticamente en todo el planeta.

La Semana Santa que son estos días de reflexión nos deben llamar precisamente a pensar en lo que, hasta las autoridades, nos han planteado.

De acuerdo al Programa Nacional Hídrico 2014-2018 que acaba de publicar hace unos días el gobierno en el Diario Oficial de la Federación, señala que la gran mayoría de las cuencas en nuestro país se encuentran en una situación no sustentable en donde la demanda crece día con día conforme crece la población y sus necesidades.

Según la estimación del gobierno, en unos veinte años la demanda de agua llegará a 91 mil 200 millones de metros cúbicos debido al incremento en las actividades productivas y el crecimiento de la población, mientras que la oferta puede llegar a 68 mil 300 millones de metros cúbicos considerando los proyectos registrados en cartera; lo que significa que la brecha estimada entre oferta y demanda será de 23 mil millones de metros cúbicos; es decir, nos hará falta miles de millones de metros cúbicos de agua para cubrir nuestras necesidades.

Los principales retos se presentan en las cuencas del Valle de México y de los ríos Lerma, Bravo, Fuerte, Mocorito, Presidio-San Pedro, Tula y Balsas, por lo que de entrada, la población en Hidalgo y el centro del país está advertida sobre lo que ocasionaría más desperdicio de agua, sobre todo si se hace sin alegando una justificación religiosa o de fiesta popular que ni siquiera está avalada por las propias creencias.

En este Sábado de Gloria, autoridades estarán vigilando que precisamente no se cometa desperdicio de líquido en zonas urbanas y aunque no se llegue a todas las comunidades y poblados del estado, se está llamando a la conciencia de preservar el sustento de nuestro entorno y medio ambiente.

http://twitter.com/laloflu