Intelecto Opuesto

Seguridad penitenciaria

Dos días después de que se comenzó una reorganización penitenciaria en Hidalgo, se fugan 3 reos del Cereso de Pachuca en una acción en donde lograron escapar sin vigilancia alguna.

Lo anterior movilizó a todos los cuerpos de seguridad tanto de la capital hidalguense como de la zona metropolitana, municipios aledaños a la Bella Airosa y hasta en entidades vecinas para la búsqueda y localización de los tres presos que escaparon.

El secretario de Seguridad Pública de Hidalgo, Mauricio Delmar Saavedra, acudió a las instalaciones penitenciarias en un recorrido que duró al menos un par de horas y en donde se pudo dar cuenta de la situación en la que ocurrieron los hechos y las condiciones en las que se encuentra el sistema carcelario local.

No es un tema nuevo el que se conozca de todas las irregularidades dentro de una cárcel en nuestro país, ni tampoco de las carencias con las que se operan y de cómo viven al interior; por tanto no es tampoco una sorpresa lo ocurrido, aunque sí es preocupante que se haya suscitado a escasas 48 horas de que se empezó un plan estatal de ordenamiento en penales.

En abril pasado, el Pleno del Senado aprobó el proyecto de decreto por el que se expide la Ley Nacional de Ejecución Penal que tiene como objetivo reestructurar del sistema penitenciario con base en la reinserción social, el respeto a los derechos humanos, el trabajo, la capacitación para el mismo, la educación, la salud y el deporte.

De acuerdo con lo aprobado y la ley vigente en la materia, la autoridad penitenciaria contará con un plazo de cuatro años para capacitar, adecuar los establecimientos penitenciarios y su capacidad instalada, equipar, desarrollar tecnologías de la información y comunicaciones, así como adecuar su estructura organizacional.

Si bien no han pasado más que 7 meses desde su aprobación parlamentaria, es necesario que comience a contemplarse en estados como Hidalgo donde se tienen menos problemas al interior de cárceles en comparación con la Ciudad de México o algunos estados del norte del país; por lo mismo puede ser el estado una especie de modelo para poder echar a andar las nuevas disposiciones y ver cómo y en cuánto tiempo surten efecto.

De inicio ya se vio que las instalaciones penitenciarias presentan algunas deficiencias y facilitan la evasión como ocurrió este sábado; por otro lado, se debe realizar un nuevo diagnóstico del estado que guardan tanto dichos recintos, como quienes laboran ahí y quienes se encuentran dentro de los mismos.

Ya es un pendiente en el estado porque si comenzó un programa de ordenamiento de cárceles, con traslado de presos para atender recomendaciones de la sobrepoblación en Hidalgo, también se debe poner mucha atención en las cuestiones de vigilancia y seguridad.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com