Intelecto Opuesto

Seguirán los mini partidos

Con 335 votos a favor, 100 en contra y seis abstenciones, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó ayer la reforma al artículo 87 de la Ley General de Partidos Políticos para distribuir equitativamente los votos de las coaliciones electorales entre las fuerzas integrantes en caso de que los ciudadanos marquen dos o más emblemas de los aliados.

Es decir, sin importar que en la boleta electoral se marque uno u otro emblema de estos partidos políticos se contará como un solo voto atribuido al candidato de la alianza.

La modificación señala que “la suma distrital o municipal de tales votos, se distribuirá igualitariamente entre los partidos que integran la coalición; de existir fracción, los votos correspondientes se asignarán a los partidos de más alta votación. Este cómputo será la base para la asignación de representación proporcional u otras prerrogativas”.

Es importante tomar en cuenta la dimensión de tal aprobación que se dio ayer en San Lázaro. A un año de la renovación de la Cámara de Diputados y de las primeras elecciones en estados con las reformas políticas del país, los resultados podrían abrirnos un nuevo panorama en la realidad partidista electoral.

Ayer, los legisladores se lanzaron acusaciones en contra de sus partidos. De institutos parásitos no se bajaron, sin embargo, la aprobación debe verse como una oportunidad para que se respete la decisión de las personas en las urnas.

Se que por muchos años se ha abogado por que existan menos partidos políticos, que es este cúmulo de grupos organizados con registro ante las autoridades electorales, los que han evidenciado la falta de un espíritu de verdadera democracia y que incluso han empantanado el crecimiento ciudadano en política.

También es cierto que diversos mini partidos han servido de escalafón eterno para personajes que han vivido de la política por dos o hasta tres décadas. Esa imagen es la que ha perdurado en su contra.

Con las nuevas disposiciones legales y electorales, los partidos con poca representación en el país y con pocos militantes, obtendrán mayores réditos –por llamar así a la ganancia política- luego de una elección, sobre todo si van en unión con alguno de los institutos mayores: PRI, PAN o PRD.

En fin, los resultados los dará el tiempo de las elecciones el siguiente año, pero lo que sí es seguro es que con las disposiciones se seguirá teniendo una boleta repleta de logos, escudos de coaliciones, nombres, figuras, emblemas y no sé qué tantas cosas que lo único que ocasionan es que se dificulte la emisión del sufragio efectivo de la población.

http://twitter.com/laloflu