Intelecto Opuesto

Saldos de la elección

Una vez concluido el conteo preliminar de la elección en Hidalgo no solo se confirmaron resultados, sino que se reajustaron las fuerzas políticas en el estado de cara a lo que será la gran contienda de 2016.

La gran sorpresa –porque a pesar de todo sí hubo- fue sin duda la incursión al mapa político local de los partidos Encuentro Social y Morena, quienes dieron lección de operación política para colocarse dentro del margen del tercer al sexto instituto político con más votos obtenidos.

De acuerdo al cierre del PREP en Hidalgo, Encuentro Social terminó con más de 80 mil sufragios, lo que representa el 9.28 por ciento de la votación, mientras que Movimiento Regeneración Nacional consiguió más de 61 mil boletas en su favor, lo que los hizo llevarse el 7.05 por ciento  de la elección.

Para darnos una idea del referido mapa político electoral del estado, el PRI es el primer lugar con 33 por ciento de la elección, el PAN el segundo con el 12, el PRD tercer con 9.63, el cuarto Encuentro Social con 9.28, el quinto Nueva Alianza con 9.27, el sexto Morena con 7.05, el séptimo el Verde Ecologista con 5.31 y de ahí los demás con menos del 2 por ciento.

Si analizamos con cuidado, el PES y Morena no solo incursionan como sorpresa electoral sino que ya cuentan con un amplio margen para poder negociar alianzas o planear estrategias de acuerdo a su capital obtenido.

Salvo el partido tricolor, del PAN a Morena hay menos de 5 puntos porcentuales en cuanto a las preferencias en las urnas, por lo que de aquí a un año será cualquiera de estos cuatro partidos quienes se disputen la segunda plaza política de Hidalgo y varias presidencias municipales y curules locales en el Congreso.

Para que nos demos todavía más una idea de la magnitud del asunto está el caso de Morena. Un partido que comenzó la contienda arropado por la figura nacional de Andrés Manuel López Obrador pero que fue perdiendo fuerza y presencia con el paso de los días hasta el comienzo de las campañas a diputados federales en donde hay que admitirlo, no contaron con ninguna especie de recursos para poder trabajar mediáticamente y por lo tanto pocos o no demasiados se dieron cuenta de su presencia.

Aún así, en Pachuca obtuvieron más de 9 mil votos, por encima de los 4 mil 600 que logró el PRD quien se sitúa como en varias partes del país como el partido que más terreno perdió.

Queda un año, de aquí a la elección de 2016, para que estos partidos puedan tener un escenario que les permita competir realmente por la carrera política en el estado. Ya comprobaron que se puede hacer mucho con poco y eso en política es muy raro, diría yo, casi imposible.

Por otro lado, al PRD y al PAN, les queda una dura lección de buscar reinventarse y volver a ser una opción viable y fuerte para los electores y las nuevas generaciones.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu