Intelecto Opuesto

Renovación en los partidos

Los partidos políticos de Hidalgo se encuentran en una etapa en la que buscarán dar inicio a sus procesos de renovación en estructuras y, al mismo tiempo, evaluar las estrategias existentes de cara a un año de veda electoral en la entidad.

Tras el apagón en las urnas luego de la última elección del pasado mes de julio para renovar el Congreso del estado, los partidos podrán realizar trabajo de fondo de aquí a las elecciones federales intermedias en 2015, un buen tramo en donde podrán ver de qué forma ganan más adeptos entre la ciudadanía.

La existencia partidista del estado, acostumbrada a la velocidad anual de jornadas electorales, tendrá por primera ocasión tiempo para repensar y planear las estrategias a emplear en procesos nacionales y locales.

Contrario a lo que se esperaba luego de 6 años de elecciones consecutivas, el hartazgo político no trastocó a las dirigencias en la entidad, quienes a pesar de los resultados, en unos casos buenos, en otros pésimos, continúan en sus cargos y han colocado a sus piezas en el servicio público y legislativo del ámbito doméstico.

Será, pues, en estos días y semanas, cuando se lleven a cabo encuentros, designaciones, movimientos, enroques, elecciones, que deriven en el nuevo rumbo de varios de los partidos políticos en Hidalgo.

En el caso del PRI, el partido hegemónico de la clase política estatal, se vendrán las elecciones de presidentes de comités municipales quienes, de acuerdo al dirigente Ricardo Crespo Arroyo, tendrán que ser de probada militancia y lealtad para asegurar el plan de trabajo del siguiente año.

Si en algo se ha vuelto el tricolor desde su regreso al poder federal, más aún siendo el estado del secretario de Gobernación de México, es la estrategia meticulosa en la designación de puestos; cada vez es más difícil acceder vía el partido, pero sigue siendo en donde se mueve todo. Tenía que suceder con el retorno del priismo al poder. Antes, ganar una elección para dirigente estatal era casi ganar una gubernatura.

En cuanto al PAN, el siguiente domingo eligen a los consejeros políticos estatales que tendrán injerencia en la designación de nuevo presidente del partido para 2014, y que además perfilarán a quien será su candidato o candidata al gobierno del estado para la sucesión de 2016; la apuesta es que Alejandro Moreno Abud, actual dirigente, sea quien lleve la mano en estas elecciones internas, pues en teoría tendría amarrados los números a su favor de cara a una posible reelección y, por que no, a una candidatura a diputado federal en 2015.

En cuanto al PRD, será su consejo político estatal el que determine el plan a seguir para el siguiente año en donde más allá de cambios internos o designaciones, habrá de perfilarse una estrategia de unidad nacional en donde se impulsará la candidatura de un nuevo líder que supla a Jesús Zambrano y que se espera otorgue nuevas facultades a los soles aztecas en los estados.

http://twitter.com/laloflu