Intelecto Opuesto

Renovación en el PRI

Será en el mes de noviembre cuando el Partido Revolucionario Institucional elija a su nueva dirigencia y con ello den por iniciado el proceso operativo rumbo a la elección del siguiente año. Casi un mes antes de la instalación del Instituto Estatal Electoral con lo que se arrancará el proceso comicial de manera formal.

El tricolor en el estado, parece apuntar a una estrategia más que mediática, práctica para efectos de lo que será la composición de su nueva dirigencia y representantes de sectores y organizaciones en toda la entidad, que cubrirán los distritos locales con miras a tener la mayor cantidad de votos asegurados previo al domingo 5 de junio de 2016.

La actual dirigencia encabezada por Ricardo Crespo Arroyo, deja resultados muy en alto con triunfos en todas las competiciones en las que se participó desde febrero de 2012 cuando tomó protesta como nuevo presidente tricolor en sustitución de Omar Fayad.

Crespo deja al PRI con los triunfos de diputados federales en 2012, con el de diputados locales en 2013, así como la amplia participación en procesos nacionales y municipales, recuperando zonas que se habían perdido para las curules locales como Pachuca y Mineral de la Reforma.

Además, durante su gestión se renovaron los principales sectores y organizaciones del partido, así como se involucró a nuevas áreas dentro de la participación de la mujer y asuntos indígenas y grupos vulnerables.

Ahora pues, ¿qué requiere el PRI para este nuevo proceso de renovación interna que enfrenta? Como en cualquier etapa de selección, lo primero es conciliar posturas y buscar una candidatura de unidad que sea el reflejo de lo que pretende el partido tricolor de cara a elegir a sus candidatos para el siguiente año, sobre todo para gobernador.

Revisar que grupo de trabajo garantiza el tránsito menos agreste rumbo a lo que será una de las elecciones más competidas en la historia de Hidalgo, pues estarán en juego todos los puestos de elección popular.

Un líder, mujer o hombre, de partido que no solo prosiga con lo hasta ahora hecho sino que de pauta a nuevos resultados, pues tan solo en la elección para ayuntamientos de 2011, si bien el PRI obtuvo la mayoría de presidencias municipales, lo hizo no en solitario pues únicamente alcanzó 33 y con la alianza con PVEM y Panal obtuvo 11 más que al final lo alzaron en la contienda con 44 demarcaciones.

Quizá ese sigue siendo el principal pendiente del tricolor, lograr un fortalecimiento en todas las regiones de cara a la renovación de alcaldías, que por ende llevaría inmersa una ola de votos para el candidato o candidata a gobernador.

Si bien es un cambio ya anunciado, los perfiles que se mencionen en los siguientes días dejarán abierta la posibilidad a otros, de buscar y tratar de impulsarse a diversos escenarios de la baraja política que se avecina para el siguiente año.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com