Intelecto Opuesto

Renace el Grupo Pachuca

Cuando hasta hace algunos años mencionar el nombre de Pachuca te remitía a un equipo de futbol y no a una ciudad, se debía en gran medida al éxito que la franquicia deportiva de Jesús Martínez Patiño obtuvo a finales de la década de los noventa y el primer lustro del nuevo milenio, comenzando por los títulos obtenidos en el máximo circuito del balompié nacional y después por los proyectos que detonaron lo que hoy es Pachuca dentro y fuera de la cancha.

Alguna vez nombrado modelo de éxito por la Universidad de Harvard, reconocido en Argentina y España por su forma de crear una institución que va más allá de los partidos profesionales, el Club hidalguense se posicionó hasta lo más alto de los negocios deportivos y pasó a ser referente y ejemplo hasta para el gobierno del país en el sexenio pasado.

Los años de 1999 a 2007 fueron determinantes para el crecimiento del Grupo Pachuca, pues en dicho lapso se hicieron de 5 títulos profesionales del futbol azteca, una Copa Sudamericana, varias competencias internacionales como la Súper Liga y la Concacaf, así como su participación en el Mundial de Clubes de la FIFA; fuera del campo, consolidaron el proyecto de la Universidad del Futbol y Ciencias del Deporte que luego detonó en otros proyectos.

Sin embargo, todo éxito conlleva un periodo de riesgo para reinventarse y mantenerse vigente, cosa que le ha costado al Grupo Pachuca desde 2008 a la fecha, comenzando también por los eventos deportivos en donde dejaron de ser protagonistas de campeonatos, aunque siguieron siendo visionarios para los negocios.

En los últimos 5 años, si bien no hubo copas en las vitrinas, se dieron éxitos empresariales como el Centro Interactivo Mundo Futbol, el Salón de la Fama, el Centro Médico de especialidades deportivas, restaurantes, escuelas deportivas, equipos filiales, equipos profesionales y hasta un zoológico.

Dentro del campo, la estrategia se centró en las nuevas generaciones y formación de jóvenes; equipos alternos, ascensos y cambios de franquicias, nuevos proyectos y cierres de otros. Debuts de jugadores por racimo y venta de otros más, unos al extranjero.

Al paso de más de una década de trabajo, el Grupo Pachuca renació por el lado empresarial y está culminando un nuevo ciclo con lo deportivo. Llegar con sus dos equipos a la final del futbol mexicano, uno de ellos, el León, siendo el actual campeón de México, con seleccionados nacionales en todas las categorías, sólo habla de que fue la visión empresarial la que regresó a Pachuca a los primeros planos deportivos.

Más allá de lo que se hable por la multipropiedad de equipos en el futbol, se debe reconocer que es sólo con el trabajo serio y comprometido en una institución deportiva donde se prioriza no sólo los resultados sino lo administrativo, el pago a jugadores y empleados, como se obtienen dividendos con el paso del tiempo. El Grupo Pachuca ha renacido en sus dos ámbitos: las empresas y el futbol. Los equipos y los negocios, plataforma de formación y valores para la sociedad, pero sobre todo, que ha sido detonador de opciones de empleo y desarrollo.

http://twitter.com/laloflu