Intelecto Opuesto

Reforma para las energías renovables

Con la promulgación de las reformas constitucionales en materia energética se puede ahondar en las áreas de oportunidad que ofrece tan inhóspito panorama, por no decir desconocido, para los mexicanos, empezando por la clase política que poco o nada saben de exploración petrolífera a gran escala pues su conocimiento se remite a la, dicen, quebrada y sin esperanza de crecimiento, empresa paraestatal de Petróleos Mexicanos.

En este entendido de que todos podemos opinar sobre la nueva era de México y lo que viene, me gustaría rescatar las primeras previsiones que son relativas al tema de las energías renovables en donde el país sí ha avanzado, poco, pero ya no nos es ajeno el tema.

De acuerdo con la diputada federa Adriana Fuentes Téllez, quien es la vicecoordinadora del PRI en San Lázaro, la reforma no es sólo el sector petrolero pues está la Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y Financiamiento de la Transición Energética.

Ahí concuerda que debemos aprovechar el potencial energético del viento, el sol, el agua y el calor del país para hacer posible incrementar la participación y promoción de tecnologías limpias de generación eléctrica.

Con este tipo de aprovechamientos, señala, México podría captar inversiones por alrededor de los 35 mil millones de dólares anuales en el sector petrolero y de energías renovables.

Un hidalguense, el diputado federal Erick Marte Rivera Villanueva del PAN es justamente presidente de la Comisión Especial de Energías Renovables, por lo que llamó a crear el Instituto Nacional para el Desarrollo de Energías Renovables, órgano desconcentrado de la Secretaría de Energía que impulsaría políticas, programas, acciones y proyectos para aprovechar estas fuentes, así como otras tecnologías limpias empleadas en México.

Entre sus retos estaría articular, concentrar y ejecutar los programas y proyectos sobre el aprovechamiento de las renovables; diversificar las fuentes de generación, y plantear alternativas de solución y aplicación de tecnologías para el uso de energías no convencionales.

También promovería la investigación tecnológica, creando herramientas que generen las condiciones económicas que faciliten el desarrollo de las energías renovables en los estados del país.

La propuesta de Rivera Villanueva es trascendental pues no es un desconocido en el tema; empresario minero de la zona de Zimapán, colindante entre Hidalgo y Querétaro, sabe lo que es usar las energías renovables para fines empresariales.

Es pues una necesidad el aprovechar el potencial energético del viento, el sol, el agua y el calor del país. Si se ha decidido dar el paso de abrir a la inversión privada el tesoro mexicano se debe hacer, como está de moda decir, la toma de decisiones con altura de miras.

http://twitter.com/laloflu