Intelecto Opuesto

Recesión y empresarios

Los empresarios del estado de Hidalgo y en general de todo el país, han mencionado desde diversas tribunas y espacio que el tema de una posible recesión económica es lo que más les preocupa de cara al proceso político de transformación del país con las denominadas reformas estructurales.

El hecho de enviar signos de poca fortaleza jamás será bien visto por el sector privado, quienes buscan, precisamente, la estabilidad para poder depositar su capital y crecer en determinado sitio.

Sin embargo, resulta curioso que son ellos, el sector empresarial, el de la iniciativa particular, el de las empresas que dan trabajo a los mexicanos, los primeros en enviar el mensaje de que las cosas no están bien y que podrían empeorar en el escenario económico.

Aunado a esto, son sus principales actores quienes han gravitado entre la administración pública y las empresas privadas, quienes buscan determinar la situación que nos vamos a comer los más de 100 millones de mexicanos por el resto de nuestros días, pues no creo que cambien las cosas hasta una hecatombe generacional, por llamar así a un periodo de renovación de clases y personajes con el paso efímero de la vida.

Unos ejemplos: Guillermo Ortiz, ha sido gobernador del Banco de México y secretario de Hacienda (cargos en las épocas más turbias de la recesión mexicana de la década de los noventa) y actualmente es presidente de Grupo Financiero Banorte; de acuerdo a este personaje, estima que el crecimiento económico del primer trimestre del año será de alrededor de 2 por ciento.

“Esperamos un segundo trimestre mejor que el primero obviamente, y un segundo semestre francamente bueno. Es lo que está atrás de nuestro pronóstico de un crecimiento para todo el año de 2.7 por ciento”, aseguró a mi compañero Braulio Carbajal de MILENIO Negocios.

Otros ejemplos son los directores de Teléfonos de México, Héctor Slim Seade y de Telefónica México, Francisco Gil Díaz, quienes continúan con la discusión en torno a la iniciativa de ley de telecomunicaciones, de entrada, inmersos de lleno en la labor legislativa de los senadores.

En diferentes días, ambos directivos enviaron, por separado, al presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, Raúl Cervantes, una carta donde destacan los cambios ocurridos en el sector de la telefonía fija y celular a partir de que se privatizó Teléfonos de México, en 1990. 

Gil Díaz, también ex secretario de Hacienda con Vicente Fox, recrimina las limitaciones de operación a las que se enfrentan el resto de las empresas debido al monopolio que ejercen en el mercado las empresas de Slim, ahora que está como representante de una empresa privada, en este caso Telefónica.

En tanto, ya en tono más discreto, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público esperará a que INEGI dé a conocer este viernes el reporte del Producto Interno Bruto al primer trimestre de este año, para decidir si ajusta o no su pronóstico de crecimiento para todo 2014, según dijo su titular, Luis Videgaray.

http://twitter.com/laloflu