Intelecto Opuesto

Pueblos Mágicos no tan mágicos

La distinción de tener un Pueblo Mágico no sólo es parte de lo que viste a una entidad como sitio de atracción turística e histórica, sino que presupuestalmente conlleva un plus de tener apoyos federales, programas y servicios que resultan en empleos y mejor desarrollo social y económico para toda una región, dependiendo de donde se encuentre.

De acuerdo con la Secretaría de Turismo federal, los objetivos del programa Pueblos Mágicos son muy amplios, entre otros, busca resaltar el valor turístico de localidades en el interior del país para estructurar una oferta turística innovadora y original, al tiempo que plantea atender una demanda naciente de cultura, tradiciones, aventura y deporte extremo en escenarios naturales, o la simple, pero única cotidianidad de la vida rural.

De acuerdo con el Consejo Nacional Empresarial Turístico el turismo en México es una actividad primordial que genera aproximadamente 7.5 millones de empleos directos e indirectos, además de representar el 9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Ocupa un lugar preponderante como captadora de divisas, sólo superada por las remesas y la actividad petrolera.

En 2013, los diputados federales solicitaron reordenar el programa y ver si hay oportunidad de conseguir recursos para los Pueblos Mágicos, como se hace con las diez Ciudades Patrimonio a las que el Presupuesto de Egresos del último año aprobó 150 millones de pesos, es decir, 15 millones para cada una.

En Hidalgo, los cuatro Pueblos Mágicos con los que se cuenta han sufrido por diversas cuestiones que van principalmente por las decisiones o determinaciones de la administración pública.

Segundo, que la planeación de crecimiento urbano y desarrollo comercial en las zonas turísticas ha pasado por múltiples disposiciones, sobre todo las que tienen que ver con los permisos comerciales, de venta y de negocios o establecimientos.

El director de Pueblos Mágicos de la Secretaría de Turismo y Cultura en Hidalgo, Gerardo Lozano Matos, declaró en exclusiva a MILENIO Hidalgo que son las diversas deficiencias las que afectan a dichos sitios que reciben presupuesto federal para su manutención y que de perder el nombramiento dejarían de percibir dicha ayuda.

Señaló que tendrán que sanearse a la brevedad todos los problemas con los Pueblos Mágicos, pues de acuerdo a las nuevas reglas de operación, el gobierno federal tendrá la facultad de retirar el distintivo sin previo aviso, en caso de que no se cumplan las condiciones que garanticen al turismo una óptima estancia.

En este caso, Hidalgo tiene cuatro oportunidades de seguir trascendiendo en el ramo de la prestación de servicios de turismo, algo en lo que, como hemos visto en los últimos años, se ha avanzado de manera significativa, por encima de la infraestructura, de la modernización científica o tecnológica, del establecimiento de empresas o industria y ni que decir, por encima de la política.

http://twitter.com/laloflu