Intelecto Opuesto

Presupuesto para 2015

Entre septiembre y octubre de cada año se acostumbra dejar listo el paquete presupuestal para el gobierno del estado, documento en el que se plasma la cantidad de recursos que se requerirán o destinarán para las obras públicas y planeación de proyectos y culminación de otros.

La mecánica anual es la misma, representantes del gobierno de Hidalgo y sus legisladores federales -diputados y senadores- cabildean los proyectos en comisiones legislativas, con líderes parlamentarios y con enlaces del gobierno federal (ahora), a fin de planchar temas y agendar reuniones con integrantes del gabinete estatal y el propio gobernador.

Dependiendo del sapo es la pedrada, dicen los que han acudido a dichas reuniones, en las que se demuestra la verdadera política de fondo, la que todos quieren pero pocos pueden lograr.

Convencer a propios y extraños e imponerse sobre otras fracciones parlamentarias y sobre todo a otros grupos políticos de las entidades federativas, es una labor que pocos pueden llevar a cabo.

Hidalgo lleva las de ganar para 2015 en esta materia, a pesar de no contar con el recurso más oneroso o acaudalado en cada año, tiene una bancada experimentada y sobre todo el apoyo de los funcionarios federales del gabinete presidencial.

Quien afirme o diga que personajes como el ex gobernador Miguel Osorio, secretario de Gobernación, no influyen en este proceso de asignación presupuestal para los estados (más ahora que tiene la mano en el tema de seguridad) es poco confiable de pronósticos.

Seguridad, inversiones privadas, apoyo a indígenas, apoyos de programas sociales, vivienda, son solo algunos de los temas en los que Hidalgo tendrá más recurso para 2015 con la ayuda de la federación.

Por su lado, el gobernador Francisco Olvera ya anticipó lo previsible, que serán de 25 a 30 mil millones de pesos los que se obtendrán para operar el siguiente año, eso sin contar lo antes descrito en materia federal y gestión social, que en municipios del estado es fundamental, más si se toma en cuenta que en muchos de ellos sólo estos apoyos son los que llegan.

A Hidalgo le toca el cabildeo duro estas semanas, las asignaciones presupuestales deben quedar bien amarradas y será cuestión del oficio político de sus representantes el que se “vendan” los proyectos estatales para etiquetar recursos en el presupuesto federal 2015, pues de ellos depende que algunas obras que siguen en proceso puedan ser terminadas con las asignaciones federales o grandes proyectos de infraestructura en los municipios y la capital del estado se comiencen a construir, como hospitales o carreteras, principalmente, además de los recursos para municipios en materia de seguridad y de infraestructura básica que todavía hace falta. 

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu