Intelecto Opuesto

Plan de vuelo para Hidalgo

¿Se imagina a Hidalgo siendo el estado productor de bioqueroseno (combustible obtenido a partir de fuentes renovables) para abastecer al centro del país? Pues la Secretaría de Comunicaciones y Transportes plantea un escenario serio, viable, en el que la entidad podría ser el gran generador de biocombustible de aviación para por los aeropuertos internacionales de la Ciudad de México, de Toluca y otros más.

Este día, funcionarios federales de Aeropuertos y Servicios Auxiliares presentarán el proyecto a empresarios y políticos del estado, en espera de que puedan entrarle a esta apuesta que podría revolucionar el desarrollo social y económico del estado, para siempre.

Se plantean escenarios básicos: la ubicación geográfica y estratégica del estado, su distancia a la Ciudad de México (96 kilómetros), la refinería Miguel Hidalgo de Tula y el proyecto para la nueva refinería Bicentenario, así como la puesta en marcha de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Atotonilco de Tula y, por último, el gran conector del Arco Norte.

Según la SCT el proyecto se compone de dos fases, la primera que consiste en estudios de ingenierías y la segunda en ejecución de desarrollo e infraestructura en donde se estaría edificando el Centro de Investigación y Producción de aceite a partir de microalgas con el que se iniciaría la producción de biocombustibles a partir de 2021.

El costo total estimado de inversión es de 46 mil millones de pesos distribuidos en las etapas de cultivo, extracción, refinación y suministro al ala del avión; con ello, afirman en el gobierno federal, se contribuiría con las metas nacionales de reducir las emisiones de bióxido de carbono en relación a la demanda de la región centro del país que para 2020 llegaría a una meta de del 15 por ciento en la cobertura de la demanda de turbosina con bioqueroseno y para 2050 contribuir hasta con más del 50 por ciento.

De llegar a estas proyecciones se reducirían las emisiones también de gases de efecto invernadero y se aseguraría el suministro de la aviación por medio de la puesta en marcha de la industria de los biocombustibles para la aviación en México.

Las fases son extensas y en todas se implica a Hidalgo. En Cultivo, los principales abastecedores de la biorefinería serían Veracruz y Michoacán con higuerilla y jatropha; el cultivo de algas se establecería en la PTAR de Atotonilco de Tula. La Extracción de las semillas se realizaría en la periferia de Hidalgo. En Refinación se contempla a zonas del Valle del Mezquital, Cuenca de México y Altiplanicie Pulquera para la instalación de dicha biorefinería.

Al final, el suministro de biocombustible a las aerolíneas se realizaría únicamente por medio de ASA, considerando como centro principal de distribución el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

http://twitter.com/laloflu