Intelecto Opuesto

Percepción ‘huachicolera’

En fechas recientes la medición de índices de seguridad pública se realiza con diversos indicadores, entre los que destaca cada vez más el de la percepción social, es decir, lo que la población, los habitantes de alguna demarcación o los encuestados de cierto sector, piensan, sienten y opinan respecto a los temas de la calidad de vida.

De acuerdo a una investigación del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, Hidalgo se encuentra dentro de los estados donde la sociedad reconoce que existe un problema grave de robo de combustible.

No hace falta ser mago o alquimista, o mucho menos un adivino para darse cuenta de la situación que viven a diario las corporaciones municipales, del estado y la federación en su lucha en contra de los huachicoleros que acechan en diversas regiones hidalguenses.

Según el Cesop el incremento en este delito no es casual, ya que responde a una diversificación sofisticada de distintos grupos delictivos y su organización, no sólo para financiamiento de sus actividades, sino también reditúa a cada individuo que se vuelve partícipe del delito.

En el documento, el Cesop puntualizó que en junio de 2017, realizó una encuesta acerca de este tema. Entre los hallazgos más importantes sobresale que la población encuestada sitúa geográficamente aquellos estados de la República en donde supone que existe el robo de combustibles: Puebla (40.4%), Veracruz (24.6%), Estado de México (13.2%), Jalisco (8.7%), Hidalgo (7.9%), Tamaulipas (7.2%), Michoacán (7.1%), Guanajuato (6.9%), Tabasco (5.7%), Guerrero (4.0%), Ciudad de México (3.8%), Chiapas (3.7%); el resto de los estados obtuvieron menos del 3% de menciones.

La población consideró que una de las causas se debe al alza en el precio de los combustibles (27.1%), corrupción/complicidad/colusión (16.2%), desempleo (10.2%), incompetencia de las autoridades (87%), falta de vigilancia de los ductos (7%), crisis económica (5.8%), delincuencia organizada (4.4%), por querer obtener dinero fácil (3.8%), a causa de la pobreza (3.2%), impunidad (2.8%), bajos salarios (1%), pérdida de valores (0.9%), por el fácil acceso a los ductos (0.6%), incremento del dólar (0.4%) y el resto no sabe o no contestó (7.9%).

Los datos no solo son interesantes sino reveladores ya que permiten establecer un parámetro de o que percibe la ciudadanía no solo de Hidalgo sino de las entidades vecinas respecto al robo de combustible; esto puede atraer cosas tanto buenas como malas, puesto que quienes buscan comprar combustible robado están, viven, visitan u operan, en las entidades antes mencionadas, y al menos eso da indicios de por donde la autoridad puede iniciar una investigación o un operativo para su detención.

De lo demás, como siempre, solo resta esperar que la percepción de inseguridad no siga en crecimiento ya que es el miedo lo que alimenta la apatía y falta de participación de la sociedad en asuntos importantes como una votación, a un año de 2018.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com