Intelecto Opuesto

El PAN quiere resurgir

El Partido Acción Nacional en Hidalgo vive uno de sus momentos más trémulos de los últimos 20 o 30 años. Ni siquiera cuando no tenían militancia más allá de la de la oficina central en Pachuca, quedaban tan mal en las urnas como lo han hecho en las últimas elecciones, al menos de 2009 a la fecha en la entidad.

Sin embargo, sus principales líderes y actores políticos parecen estar conscientes de que el haber tocado fondo no tiene más consecuencias y solo queda asomar la cabeza para dar inicio a nuevas etapas, entre ellas las de confiar en lo ya probado.

Ayer, volvió a verse la sede estatal del PAN en Avenida Madero con caras de viejos conocidos, con ex diputados federales, locales, presidentes municipales, operadores políticos de regiones, asesores y todos los que alguna vez acudieron en masa a acompañar a sus representantes populares; el grupo político de los Tellería, aquellos que ante de la aparición de Xóchitl Gálvez le dieron su mayor triunfo en una votación al blanquiazul, cuando en 2000 ganaron la presidencia municipal de Pachuca, volvieron a las andadas en los pasillos panistas.

Gloria Romero, Yoli Tellería, Daniel Alvizo, Cipriano Charrez, Erick Marte, Pablo Gómez y toda la cargada de los panistas de la última década vuelven a apostar a un proyecto electoral como cuando la elección a gobernador de 2010.

Hay que recordar que tras haber quedado desgastados de la batalla por la silla en Plaza Juárez, muchos abandonaron la causa, dejaron el proyecto partidista y se alejaron de la vida panista, misma que parecen querer revivir para las votaciones del 5 de junio.

Incluso, sin buscar depender de alianzas, los panistas se miden en fuerza política y de grupos para elegir a sus mejores candidatos a diputados locales, en donde quieren más que dos curules de representación proporcional, pues hace mucho que dejaron de ganar por la vía de mayoría de votos (el efecto Xóchitl Gálvez no contó, al menos para los más avezados en política).

Ahora, con aparente "nueva dirigencia", sin aparentes "divisiones" y con menos enemigos que en otras épocas, los panistas hidalguenses quieren recobrar fuerza en el Congreso del estado, donde van sus mejores prospectos y desde donde se saben mejores operadores y legisladores para buscar acuerdos y negociar espacios en el estado, así como para tener ordenamientos y leyes que a su plataforma le conviene.

La prueba más dura del PAN parece ser el propio PAN, pues mientras no transgredan sus propios derechos y límites, podrán transitar de buena forma en las campañas, así como en las votaciones en donde deben tener paciencia para conformar buenos equipos, sobre todo si pretenden impugnar resultados como ha ocurrido en las últimas votaciones donde terminan en la mesa lo que inician en las urnas.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com