Intelecto Opuesto

Un PAN dividido y fracturado

Dividido y fracturado es como calificó la ex candidata a gobernadora y a senadora por Hidalgo, Xóchitl Gálvez Ruiz al Partido Acción Nacional en la entidad, motivo por el cual ha decidido no solo no contender por la diputación federal, sino alejarse de todo personaje que en la actualidad representa al blanquiazul hidalguense.

Como resultado y a manera de presagio de parte de la ex funcionaria federal, la lista dada a conocer ayer por la noche por el CEN panista devela que efectivamente, Acción Nacional está en un proceso de reestructura tras una notable fragmentación vivida de 2010 a la fecha.

En específico en Hidalgo, primero se perdió la gubernatura cuando se aliaron con el PRD y con la propia Gálvez como candidata; posteriormente la presidencia municipal de Pachuca con otra alianza con el PRD en 2011; después, otra derrota, quizá la más dolorosa para ellos cuando se entrega Los Pinos de nuevo al PRI y en la entidad se pierde la senaduría con Xóchitl como candidata de nuevo y finalmente dos elecciones locales consecutivas para el Congreso local en donde han caído hasta el fondo de las preferencias solo por encima de PT y Movimiento Ciudadano.

Los últimos 5 años para el PAN en el estado han estado marcados por la derrota en las urnas de forma consecutiva y contundente. No es presunción o especulación sin fundamento, mucho menos una critica cargada con ideología partidista, sino una realidad que ha golpeado al panismo del estado y que tiene, evidentemente, sus nombres y actores como protagonistas y responsables.

Xóchitl Gálvez como candidata en repetidas ocasiones, intentando imponer un liderazgo que jamás se pudo dar de ninguna forma en un partido al que nunca le otorgó el beneficio de ser suyo; al contrario, es tan culpable como los contrarios al propio PAN de lo que ocurre.

Alejandro Moreno Abud, quien como líder no supo en toda su gestión recomponer el camino perdido y en lugar de sumar dejó más hundido al blanquiazul, quizá más que en las peores crisis vividas en los últimos años. De ahí para abajo, ex líderes, ex candidatos, ex secretarios generales, ex representantes en municipios, ex alcaldes, ex diputados locales y federales que han dejado morir solos a los panistas de abajo y por ende a su propia institución.

Es comprensible que Gálvez no haya querido ser candidata a diputada por Pachuca. En un escenario de fractura donde llegan golpes por todos lados, ella sería el blanco perfecto para que el PRI y PRD centraran sus principales armas en la guerra sucia electoral. Una tercera derrota en Hidalgo liquidaría por completo a la ex funcionaria del sexenio de Vicente Fox.

Comprensible es, también, el hecho de que alguien que intenta llegar a cambiar las cosas, sea recibido de la forma que lo está siendo Asael Hernández Cerón, quien al menos ayer ya logró su primer triunfo: colocar a su gente dentro de las listas para candidatos a diputados federales.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

http://twitter.com/laloflu